Crisis del estado; ascenso del militarismo y el estado reformador en el salvador

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 8 (1988 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 19 de agosto de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
La crisis del Estado Oligaqrquico y el surgimiento de la dictadura militar: 1930 -1932

Con las elecciones libres de 1930 llegó al poder Arturo Araujo, líder del nuevo Partido Laborista Salvadoreño. Para entonces los efectos de la Gran Depresión se hacían ya sentir en El Salvador, a través de la caída de los precios del café en el mercado mundial, el deterioro de la situación económica eincremento de la miseria e inquietud popular. El 2 de diciembre de 1931 Araujo es derrocado. El vicepresidente General Hernández Martínez lo reemplazará. Pero el deterioro de la situación económica y social continuó hasta amenazar la mera subsistencia de las masas campesinas e indígenas hambrientas. Simultáneamente se difunde en círculos minoritarios cierta ideología revolucionaria, y los comunistasganan algunos pueblos en las elecciones municipales, aunque sus victorias no les serán reconocidas. Crece la penuria e inquietud popular. En enero de 1932 estalla una insurrección indígena-campesina en la parte occidental del país.

En la noche del 22 de enero de 1932, miles de indígenas y campesinos en el occidente del país atacaron pueblos, puestos de policía y cuarteles militares. Armadosprincipalmente con machetes y, en algunos lugares, con fusiles, los insurgentes tomaron varios pueblos, ocuparon sus puestos policiales y se dedicaron a saquear e incendiar; en algunos lugares, violaron a mujeres y asesinaron a civiles. La mayor parte de la violencia estuvo dirigida contra los símbolos de la opresión local –los ricos y sus viviendas, alcaldes y edificios municipales. Los insurrectosmataron a cerca de 35 civiles y policías locales. Cinco policías de aduana fueron asesinados en el ataque a Sonsonate, y la Policía Nacional perdió un total de 10 efectivos en dicha ciudad y en Santa Tecla. Nueve guardias nacionales fueron asesinados y 10 heridos; el ejército regular perdió entre 20 y 40 soldados.

En respuesta, la Guardia Nacional y contingentes del ejército de Ahuachapán,Sonsonate, Santa Ana y San Salvador marcharon hacia los pueblos tomados por los rebeldes y los derrotaron sistemáticamente. Las fuerzas gubernamentales, mejor armadas, lograron sofocar rápidamente la rebelión, suprimiendo el último bastión rebelde en Tacuba, en un lapso de tres días. Eliminada la amenaza militar, las tropas gubernamentales, con la Guardia Nacional jugando el rol principal, procedieron amasacrar a cualquiera que fuera sospechoso de haber participado en la revuelta. En la práctica, los sospechosos incluían a cualquiera que pareciera “indio” o tuviera aspecto campesino o llevara machete. Los sospechosos fueron asesinados en masa por pelotones de fusilamiento y por ametralladoras montadas sobre camiones. En muchos casos, los habitantes de las zonas rebeldes fueron llamadas areportarse al puesto de la Guardia Nacional más cercano para recibir salvoconductos. Cuando llegaban, eran apresados y ejecutados en masa (Anderson 1976).

A pesar de que el número exacto de asesinados en la matanza es desconocido, en parte porque el gobierno destruyó todos los documentos que podrían haber provisto de datos, al menos entre ocho y diez mil personas fueron asesinadas (Anderson 1976).Otros investigadores que realizaron entrevistas en el área de las masacres establecen el número alrededor de veinticinco mil (S. Montes 1979). Las estimaciones más altas podrían llegar al equivalente del 2 por ciento de la población de El Salvador de esa época. En las comunidades donde tuvo lugar la rebelión más de las dos terceras partes de la población local fue eliminada. Cualquiera que haya sidoel número de muertos, la matanza creó un terror tal que efectivamente eliminó vestidos, lenguas y otras expresiones culturales indígenas de la zona occidental del país. La gente de la zona todavía sentía miedo, 40 años después de lo sucedido, cuando algunos investigadores intentaron realizar entrevistas en el área. La población de la zona occidental del país se ha mostrado persistentemente...
tracking img