Cuento- el último lugar que ví

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1373 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 11 de noviembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
EL ÚLTIMO LUGAR QUE VÍ

Sucedió en mayo. Un misterioso suicido en la cúpula del Duomo de Florencia nos hizo sobresaltar a mi clase y a mi. De hecho, lo que tendrían que ser unos de nuestros mejores días de viaje de fin de curso se convirtieron en un verdadero susto y un infierno para mí. Nos costó mucho conseguir ir, pero al final nos salimos con la nuestra y fuimos de destino a la Toscana.Nos llevábamos todos muy bien, pero todo cambió cuando salimos de fiesta el primer día. Un amigo llamado Francesc bailó con una chica en un pub, luego se fueron a casa de la chica y dos amigos y yo les espiamos hasta el portal. Pero a partir de aquél encuentro, todo fue distinto para él. El día siguiente nos fuimos de excursión a Siena y a San Gimignano, la gente no paraba de hablar de un extrañoasesinato de un chico joven en Florencia, pero no le hicimos caso. Él no hablaba con nadie, estaba aislado. Le preguntábamos constantemente que le pasaba pero no nos contestaba. Pero lo que realmente nos sobresaltó sucedió el miércoles por la mañana. La majestuosa cúpula de Brunelleschi domina la ciudad. Desde ella se puede observar toda Florencia, así que decidimos subir sus 463 escalones. Seveía todo. Desde las distintas iglesias y los montes de la Toscana, hasta el río y el magnífico Ponte Vecchio, que en principio tendríamos que visitar mañana. Decidimos tirar una foto de grupo. Francesc continuaba aislado, no se hizo la foto de grupo y se fue a la otra mitad de la cúpula. Pero antes de que la profesora pudiera tirar la foto se oyó un chillido, lo identificamos con la voz de una mujer.Era una voz de susto, de espanto. Nos fuimos corriendo a ver que le pasaba. Estaba chillando y decía llorando: “ha saltado”. Era Francesc! Había saltado la baranda y había caído por la cúpula, por suerte había como un tipo de antena de hierro que le paró el golpe. Fueron unos momentos horrorosos para mí. De repente Francesc saltó. Sus últimas palabras fueron “Maldita Chiara”. De hecho nos surgióa todos un estado de choque. Incluso a los otros visitantes que también estaban visitando la cúpula. La mujer que le vió saltar estaba paralizada. Otra comentaba: “El lunes un asesinato de un joven, hoy un suicido de otro joven, pero esto que es!”

Me eligieron a mí para testimoniar, me encontraba fatal, no paraba de llorar pero intenté hacer un esfuerzo. La policía dedujo que a lo mejor setrataba de algo relacionado con aquella chica, porque desde aquél momento él se aisló. Por eso me eligieron a mí, fui uno de los pocos que vi a Francesc con esa chica. Lo único que pude decir fue que bailaban abrazados y que no hacían nada extraño. Después se fueron a su casa, que se encuentra a la vuelta de la esquina. Tardaron unos vente minutos y luego bajo él solo. Por terminar, también les contélo de su raro comportamiento de no hablar a nadie estos dos últimos días, es que una persona tan sociable como Francesc es raro que haga esas cosas.

La policía me llevó al pub dónde sucedió todo para explicarles exactamente como sucedió. Inspeccionaron el bar, pero no encontraron nada. Luego les indiqué dónde se encontraba la casa. Los policías se sobresaltaron y dijeron unas palabras enitaliano que no entendí bien, solo algo de algún asesinato. Luego me hicieron subir en su piso, en las escaleras había policías. Entonces lo entendí: en este edificio fue donde mataron al joven el lunes pasado. La casa era de súper lujo, muebles carísimos, cuadros magníficos, vamos una pasada. Subimos al primer piso y estaba la chica con la que bailó Francesc allí sentada, llorando, supongo que elmuerto del lunes era un conocido suyo. Los policías se fueron un momento para hablar, primero me nombraron a mí y luego a ella le nombraron Chiara. Claro! Las últimas palabras que dijo Francesc fueron: “Maldita Chiara!” Eso quiere decir que el suicidio fue debido a ella. Me embalé y me puse a mil llorando. Como estábamos solos chillé:
- Cómo has podido ser tan cabrona! A quién se le ocurre...
tracking img