Dmitry Glukhovsky Metro 2033

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 795 (198565 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 18 de abril de 2015
Leer documento completo
Vista previa del texto
Año 2033. Tras una guerra nuclear devastadora, amplias zonas del mundo han
quedado sepultadas bajo escombros y cenizas debido a la radiación. También Moscú
se ha transformado en una ciudad fantasma. Los supervivientes se han refugiado bajo
tierra, en la red de metro. En cada una de las estaciones, convertidas en pequeñas
ciudades Estado, sus habitantes se agrupan en torno a las más diversasideologías,
religiones o movidos por un único objetivo: impedir una invasión de las criaturas
mutantes del exterior.

Dmitry Glukhovsky

Metro 2033
El último refugio
ePub r1.1
adruki 23.08.13

Título original: M eTPO 2033
Dmitry Glukhovsky, 2002.
Traducción: Joan Josep Musarra Roca
Ilustración: Veronica Arenas
Editor digital: adruki
Corrección de erratas: telamarth, betatron y citostatico
ePub baser1.0

Prólogo
Año 2033. Tras una guerra nuclear devastadora, amplias zonas del mundo han quedado sepultadas
bajo escombros y cenizas debido a la radiación. También Moscú se ha transformado en una ciudad
fantasma. Los supervivientes se han refugiado bajo tierra, en la red de metro. En cada una de las
estaciones, convertidas en pequeñas ciudades Estado, sus habitantes se agrupan en torno a las másdiversas ideologías, religiones o movidos por un único objetivo: impedir una invasión de las criaturas
mutantes del exterior.
Artyom, un joven soldado, será elegido para penetrar en el corazón del Metro hasta la legendaria
Polis y alertar a todos del peligro que acecha a la estación de la que procede, la VDNKh, y a toda la
red metropolitana. De él dependerá el futuro de su hogar, del Metro y puedeque de toda la
Humanidad.

¡Queridos moscovitas y huéspedes de nuestra capital! El M etro de M oscú es una empresa de
transporte que ofrece siempre grandes peligros.
CARTEL EN UN VAGÓN DE METRO

Quien tenga el valor y la perseverancia necesarios para pasarse la vida escudriñando las tinieblas,
también será el primero que reconozca el despuntar de la aurora.
KAN

—¿Quién anda ahí? ¡Ve a verlo,Artyom!
Artyom se levantó de mala gana del lugar que ocupaba junto a la hoguera, y con el fusil de asalto
en ristre se adentró en la oscuridad. Se detuvo en el margen de la zona iluminada, quitó ruidosamente
el seguro del arma y gritó con voz ronca:
—¡Alto ahí! ¡Contraseña!
Hacía un minuto, había llegado a sus oídos un extraño roce y un sordo murmullo en la penumbra.
Pero entonces se oyeron unospasos apresurados. Alguien escapaba hacia las profundidades del
túnel. Se había asustado de la voz rasposa de Artyom y del chasquido del arma. Artyom volvió
apresuradamente junto a la hoguera y le gritó a Pyotr Andreyevich:
—Se ha largado sin contestar.
—¡Inepto! Sabes bien cuál es la orden: ¡Disparar de inmediato contra todo el que no responda! Si
no ¿cómo vas a saber de quién se trata? ¡Quizáfuera un ataque de los Negros!
—No, no lo creo. No era un humano… esos ruidos… y esa manera de caminar tan extraña…
¿Cree usted que no sé distinguir las pisadas de un hombre? Usted mismo sabe muy bien, Pyotr
Andreyevich, que los Negros atacan sin avisar. Hace poco asaltaron un puesto con las manos
desnudas. Avanzaron contra el fuego de ametralladora. Pero esa criatura que estaba ahí ha puesto
pies enpolvorosa… debía de ser un animal asustado.
—¡Ah, sí, claro, Artyom, tú siempre tan listo! Pero si te han dado una orden, tu deber es
cumplirla y no darle más vueltas. Quizá fuera un espía. Ha visto que somos pocos, y que sería fácil
pillarnos desprevenidos… y ahora nos van a liquidar, nos clavarán a cada uno un cuchillo en la
garganta y luego masacrarán a la estación entera, como enPoleshayevskaya, y todo eso ocurrirá tan
sólo porque no te lo has cargado cuando correspondía… ¡Ándate con ojo! ¡La próxima vez te
ordenaré perseguirlo por el túnel!
Arjom se estremeció. Trató de imaginar lo que podía haber en el túnel más allá de la frontera, que
se encontraba a 700 metros. Sentía pavor sólo con pensarlo. Nadie se atrevía a sobrepasar los 700
metros en dirección norte. Las patrullas iban...
tracking img