Don fernando, el último tamborilero de la chontalpa

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1316 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 22 de septiembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Don Fernando, el último tamborilero de la Chontalpa.
Por: Ponce, Roberto
Publication: Proceso

TUCTA, TABASCO. -- Estamos en el corazón musical del pueblo maya chontal.

A la sombra de su fresca casita de palma, el músico "pitero" y maestro de los niños tamborileros de la región, Fernando Hernández Isidro, (alias Choc U guelen q'en en lengua chontal, Siete

Es el zapateo El hombre delsureste, la melodía de Pedro Gutiérrez Cortés que pusiera letra José María Bastar Sasso en honor del político anti-cristero Tomás Garrido Canabal (1891-1943) y quien gobernara Tabasco de 1922 a 1926 y de 1931 a 1934. De 85 años de edad, cuenta don Fernando, como también se le conoce en esta comunidad de Nacajuca:

"Yo conocí al licenciado Garrido, aquí vino a hablar con nosotros los chontales,porque nosotros dábamos a los sacerdotes cinco centavos y eso no le gustó. Nos dijo que ese dinero servía para un cuaderno y un lápiz que podían utilizar los niños, Que no debíamos regalar esos centavos a los curas. Y por eso los corrieron, y quemaron a todos los santos, iba a derrumbar las iglesias, pero se dio cuenta de que servían como escuelas, entonces trajo a los maestros para trabajar ahíAsí aprendimos a leer."

Motivado por la visita de Proceso, sigue con la danza profana El tigre, rico zapateado que con Villohermosa, de Miguel Pérez Merino; Vamos a Tabasco, de Pepe del Rivero, y Blancas mariposas, de Cecilio Cupido Jr. y J. César Enríquez, es uno de los himnos tabasqueños. Al llegar a la parte en la que debe arrancar el solo de los tambores, don Fernando ríe fuerte, seca sufrente con su pañoleta roja, se coloca su sombrero chontal y dice:
"Ocho vueltas y vuelvo otra vez con el zapateo, ¿verdad? Ésta también le gustaba mucho a Garrido ... Yo comencé a tocar porque me enseñó un músico de Nacajuca que se llamaba Antonio Chan y González, tocaba varios zapateos y danzas, como una que comienzo abajo con tres dedos y luego la compuse desde arriba. Y una vez ya me llamaron atocar en la iglesia".

Decano artista

Quizás el ejemplo de Garrido motivó a don Fernando para enseñar a los pequeños infantes las danzas de pitos y tambores, como se llama a la música prehispánica de los tamborileros de Nacajuca.

Una estatua suya tocando flauta, junto a un niño y a un adulto tamborilero, se levanta cerca de la Receptoría de Rentas del gobierno, en la capital tabasqueña.Don Fernando prosigue, mientras su mujer descansa en una hamaca reponiéndose de una caída:

"En tiempos del gobierno del licenciado Trujillo grabé un disco y otro más con Rovirosa Wade. Lo mejor para la música chontal fue cuando gobernó el profesor Enrique González Pedrero, porque Salvador Neme Castillo no me grabó, pero sí me apoyó con mi sueldo de maestro de tamborileros. Cuando Neme vino aMazateupa, el pueblo lo corrió, le apedrearon el camión y le rompieron los cristales, entonces se vino corriendo a Tucta, aquí vino a recalarse. Yo lo recibí aquí mismo, en mi escuela con 30 niños alumnos míos tocando, Y estuvo alegre ..."

Siete pulmones también ofrece clases en la Escuela Norma y en la Universidad Juárez Autónoma de Tabasco, en Villahermosa:

"A estudiantes de la prepa ysecundaria. Hay unos 17 grupos de tamborileros acá. Mi grupo lo hago con mis nietos, porque a ninguno de mis hijos les gustó seguir la música; pero a éste sí(señala a su nieto Fernandito, de cinco años). De donde me retiré fue del Ballet Folklórico de Tabasco y de mis clases en Macuspana, no podía con tanto trabajo.

"Cuando vino el gobernador Manuel Andrade, en mayo, me preguntó si me dabandinero y le dije que no, que yo compré los tambores para los 30 niños que tengo y así solito hice mi escuela, con autorización del Instituto de Cultura de Tabasco (ICT). Eso sí, me han dado reconocimientos y diplomas, pero ¿pa' qué quiero papeles? Ya no, allí tengo un cartón lleno, pero lo voy a quemar porque no me sirve para nada. 'No lo quemes', me dijo el gobernador asustado cuando me dio mi...
tracking img