Dtfujdfhy

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 20 (4975 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 7 de octubre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Mitos prehispanicos.
El nacimiento de Huitzilopochtli.
Mucho honraban los mexicas a Huizilopochtli, sabían ellos que su origen, su principio fue de esta manera: En Coatepec, por el rumbo de Tula, había estado viviendo, allí habitaba una mujer de nombre Coatlicue. Era madre de los cuatrocientos Surianos y de una hermana de éstos de nombreCoyolxauhqui. Y esta Coatlicue allí hacía penitencia, barría, tenía a su cargo el barrer, así hacía penitencia, en Coatepec, la Montaña de la Serpiente. Y una vez, cuando baría Coatlicue, sobre ella bajó un plumaje, como una bola de plumas finas. En seguida la recogió Coatlicue, lo colocó en su seno. Cuando terminó debarrer, buscó la pluma, que había colocado en su seno, pero nada vió allí. En ese momento Coatlicue quedó encinta. Al ver los cuatrocientos Surianos que su madre estaba encinta, mucho se enojaron, dijeron:
¿Quién ha hecho esto?, ¿quién la dejóencinta? Nos afrenta, nos deshonra.
Y su hermana Coxolxauhqui les dijo:
Hermanos, ella nos ha deshonrado, hemos de matar a nuestra madre, la perversa que se encuentra ya encinta. ¿Quién le hizo lo que lleva en el seno? Cuando supo esto Coatlicue, mucho se espanto, mucho se entristeció. Pero suhijo Huitzilopochtli, que estaba en su seno, la confortaba, le decía: No temas, yo sé lo que tengo que hacer. Habiendo oído Coatlicue las palabras de su hijo, mucho se consolo, se calmó su corazón, se sintió tranquila. Y entretando, los cuatrocientos Surianos se juntaron paratomar acuerdo, y determinaron a una dar muerte a su madre, porque ella los había infamado. Estaban muy enojados, estaban muy irritados, como si su corazón se les fuera a salir. Coyolxauhqui mucho los incitaba, avivaba la ira de sus hermanos, para que mataran a su madre. Y los cuatrocientos Surianosse aprestaron, se ataviaron para la guerra. Y estos cuatrocientos Surianos eran como capitanes, torcían y enredaban sus cabellos, como guerreros arreglaban su cabellera. Pero uno, llamado Cuahuitlicas, era falso en sus palabras. Lo que decían los cuatrocientosSurianos, en seguida iba a decírselo, iba a comunicárselo a Huitzilopochtli. Y Huitzilopochtli le respondía: Ten cuidado, está vigilante, tio mío, bien sé lo que tengo que hacer. Y cuando finalmente estuvieron de acuerdo, estuvieron resueltos los cuatrocientos Surianos a matar, a acabar con su madre, luego se pusieron en movimiento, los guiaba Coyolxauhqui.Iban bien robustecidos, ataviados, guarnecidos para la guerra, se distribuyeron entre sí sus vestidos de papel, su anecúyotl, sus ortigas, sus colgajos de papel pintado, se ataron campanillas en sus pantorrillas, las campanillas llamadas oyohualli. Sus flechas tenían puntas barbadas. Luego se pusieron en movimiento, ibanen orden, en fila, en ordenado escuadrón, los guiaba Coyolxauhqui. Pero Cuahuitlicac subió en seguida a la montaña, para hablar desde allí a Huitzilopochtli, le dijo: Ya vienen. Huitzilopochtli le respondió: Mira bien por dónde vienen. Dijo entonces Cuahuitlicac: Vienen por Tzompantitlan. Y una vez más le dijo Huitzilopochtli: ¿Por dónde vienen ya?. Cuahutlicac le...
tracking img