El poder de orar

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 10 (2289 palabras )
  • Descarga(s) : 7
  • Publicado : 21 de agosto de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
2. EL PODER DE LA ORACIÓN

Y adelantándose un poco, se postró sobre su rostro, orando y diciendo: Padre mío, si es posible, pase de mí este cáliz; sin embargo, no se haga como yo quiero, sino como quieres tú. Mateo 26, 39. a) ¿Qué es la oración? Rezar, orar, es hablar con Dios. Con Dios que es mi bien, mi todo. En la oración, que es intimidad, podemos llamar a Dios de tú, porque Él es ante todoPadre, y quiere que lo sintamos de verdad como alguien entrañable. Tú lo sabes, Señor: a poco que me pare a pensar un poco en mí, si soy de verdad sincero, me doy cuenta de lo poco que valgo. ¿Qué soy yo, Señor? Nada. Nadie me ha pedido permiso para existir, pero aquí estoy, porque Tú lo has querido. Porque Tú, Señor, me has creado, y has querido hacerme semejante a ti. En la Biblia lo dices: hascreado al hombre a tu imagen y semejanza. Nos has creado con capacidad de querer, con capacidad de amar. Y Tú, que amas al hombre con toda la inmensidad de tu ser, quieres que nosotros, libremente, respondamos a la maravilla de tu amor. Quieres que te conozcamos, que te tratemos, como se conocen y se tratan los amigos. Porque Tú eres nuestro amigo. Eso es rezar, iniciar con Dios, contigo, Señor,un trato de amigo a amigo. Hablar contigo, contarte nuestras cosas. Delante de Ti, Señor estamos como en casa. Y no necesitamos nada especial, sólo decirte que queremos dialogar contigo, estar a tu lado. El hombre, aunque no se dé cuenta de ello, tiene sed de Dios. Nos sentimos atraídos hacia Dios como el hierro hacia el imán. Estamos hechos para Dios, para estar muy pegados a Él, por eso tenemossed de hacer grandes cosas, sed de infinito; y gozamos de las maravillas creadas, y nos gustan y nos satisfacen porque, aunque no nos demos cuenta, nos hablan de que Dios existe y está detrás de todo lo bueno, de todo lo bello que sentimos y palpamos a nuestro alrededor. Por eso tenemos necesidad de hablar con Él para decirle: gracias. A veces vemos todo muy negro, nos parece que las cosas sondifíciles, que todo va mal, y es entonces cuando nos reconocemos más débiles: es el momento de volver la mirada a nuestro Padre Dios y pedirle ayuda, porque solos no podemos, y hay tantas cosas que hacer... En otras ocasiones, muchas, nos damos cuenta de que no hemos obrado bien, de que no hemos estado a la altura de las circunstancias, de habernos apartado de Él, y surge en nosotros el dolor porhaberlo abandonado, por no haber correspondido: surge en nosotros el deseo de pedirle perdón. Pedirle perdón, pedirle ayuda, alabarle, darle gracias. Tan importante como hablar es saber escuchar, porque Dios, de eso no cabe duda, nos habla. Aunque a veces habla muy bajito y tenemos que agudizar el oído. En esas palabras que podemos escuchar en nuestro corazón, el Señor nos irá diciendo cosas que hayque cambiar, decisiones que hay que tomar...

Esa es la oración: contarle lo que nos pasa, bueno o malo. Familiarizarnos con el Señor. Y escuchar. Para , después, actuar. b) ¿Cómo puedo yo hacer oración? Quizás meditamos estas cosas y pensamos que sí, que hay que rezar, que es algo muy bueno que me ayudaría mucho. Pero ¿cómo empezar? ¿cómo se aprende a rezar? Pues se aprende a rezar rezando,igual que aprendemos a andar andando. Al principio quizá demos algún tropezón, algún traspiés, porque todavía no estamos muy seguros, pero poquito a poquito el diálogo irá saliendo. Ocurre como cuando nos presentan a una persona, vemos que parece simpática pero nos da un poco de apuro hablar con ella, sin embargo, es cuestión de lanzarse: en un primer momento hablamos con ella del tiempo, de cosasmenos importantes, pero luego ya tomamos confianza y todo resulta más sencillo. Pues igual en la oración. Cuando comenzamos a orar, podemos empezar con oraciones sencillas que a lo mejor aprendimos de pequeños porque nos las enseñaron, con todo el cariño, nuestros padres o a lo mejor nuestra abuela. Que no nos dé vergüenza si nos parecen infantiles, porque ¿qué somos delante de Dios? somos como...
tracking img