Ensayo arturo uslar..

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas: 6 (1332 palabras)
  • Descarga(s): 0
  • Publicado: 17 de septiembre de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
¿Existe la América Latina? Una reflexión en dos tiempos

Estas páginas forman parte concisa de la vieja reflexión que, como todo latinoamericano, no he cesado de hacerme sobre lo quesignifica e implica esa condición existencial. Podría decir, sin mucha exageración, que mi obra entera de escribir y hasta buena parte de mivida pública no ha sido otra cosa que formas distintas de hallarrespuesta a esa cuestión que, copiando a Hamlet, es para nosotros "lacuestión".La identidad del hombre latinoamericano ha sido conflictiva y oscura desde sus mismos orígenes históricos. La tierra nueva, los viejosequívocos de la sorpresa europea, la influencia no pocas veces contradictoria de las tres culturas fundadoras: española, indígena y africana, yaconstituye motivo suficiente de dificultad paradefinir, cuál cultura española vino, qué culturas indígenas diferentes predominaron en distintospuntos de la vasta geografía, qué variedad de culturas africanas entró en la pedagogía de las ayas esclavas, cuáles combinaciones y grados demezcla se dieron en el inmenso escenario terrestre y humano.Los equívocos comienzan desde el primer momento. Los europeos vinieron con nociones y presunciones propiasen busca de Asia, dela fuente de la eterna juventud, del paraíso terrenal, de las Amazonas, de El Dorado, del hombre feliz y no pudieron ver con suficienteclaridad. El más persistente equívoco comienza con el nombre mismo que se ha dado al suceso inicial de todo el proceso histórico. La verdades que nunca hubo algo que se pudiera llamar descubrimiento de América, sencillamente porque lo que Colóny sus compañeros hallaron notenía nombre y no podía ser América, a lo sumo las Indias, y no vino a ser llamado así, sino mucho más tarde, cuando estaba avanzado el granproceso de la creación de América o del Nuevo Mundo, que todavía hoy continúa.La parte central de esta reflexión la constituye la transcripción de una charla que, sobre el mismo tema, di en Caracas en 1976. Hoy,quince años después,no tengo mucho que cambiar, lo que me satisface; pero, en cambio, las circunstancias mundiales en que la existencia dela América Latina se manifestaba y podía definirse han sufrido inmensas modificaciones por el efecto, todavía mal conocido, de lasinesperadas novedades que han ocurrido y están ocurriendo en el escenario mundial y en las relaciones internacionales.Una somera impresión superficialde lo que ese cambio significa para la América Latina forma la parte final de esta reflexión, quesigue abierta.¿Existe la América Latina? ¿Existe un hombre latinoamericano? ¿Existe una condición latinoamericana? ¿Existe una condición apartir de la cual podamos presentarnos ante el mundo y dialogar con el mundo? Esta preocupación es vieja, ardua y ha atormentado el alma delos hispanoamericanos, portres o cuatro siglos, desde toda la historia, desde el primer momento de la conquista.Toda la historia de América Latina ha sido una historia de toma de conciencia, de definición de posiciones, una búsqueda hacia fueray una búsqueda hacia adentro, y esa búsqueda ha sido muchas veces frustrante y ha sido difícil y los resultados no han dejado de ser muchasveces contradictorios. De modo que si algopodría caracterizar al latinoamericano en el escenario del mundo es esa situación un pocohamletiana de estarse preguntando todo el tiempo: ¿Quién soy?, ¿qué soy?, ¿qué puedo hacer?, ¿cuál es mi situación frente a toda esta genteque me rodea?Esa interrogante, esa especie de angustia ontológica, ha condicionado la situación hispanoamericana y es, precisamente, una de susraíces. ¿Por quépreguntarnos tanto qué somos? Es curioso, esa pregunta no se la hacen los africanos, no se la hacen los asiáticos —por lomenos en el grado angustioso en que nos la hacemos nosotros—, no se la hacen los americanos del Norte. Todos ellos parecen estar seguros

1
















de lo que son. Tener un adquirido básico desde el cual contemplan el mundo y comercian con él. Nosotros...
tracking img