esperando la navidad

 ESPERANDO LA NAVIDAD
Hace algunas décadas atrás, en nuestra ciudad, el día 24 de diciembre se vivía de un modo diferente a como se hace hoy. Nuestros padres nos llevaban a un showartístico especialmente preparado para esta ocasión que tenía lugar en plaza Condell y que comenzaba a las siete de tarde. Entonces, yo tenía siete años y solía darme sueño muy temprano. Deregreso, en casa, degustábamos un rico chocolate con pan de pascua preparado por nuestras madres y abuelas. Cuando ya casi era medianoche salíamos a la calle a compartir con nuestros vecinos yamigos y nos distraíamos encendiendo cuetes, estrellitas y algunas petardos que eran manipulados por jóvenes más grandes. Luego venía el momento que nos causaba más alegría y ansiedad: losregalos. Entonces disfrutábamos y eran regalos apetecibles los taca-taca de madera, palitroques, pelotas de goma; mientras nuestras primas lucían con orgullo sus muñecas, juegos de dormitorioen miniatura u ollitas de lata, es decir. Nadie se decepcionaba esa noche, y todos se mostraban felices con sus regalos, a pesar de lo cual ningún padres se endeudaba para comprar obsequiosa sus hijos.
Lamentablemente, ese espíritu navideño se ha perdido hoy. Los niños piden regalos que, muchas veces, obligan a los padres a endeudarse en cómodas cuotas que se extienden por24 o 36 meses o exigiendo ropas de marcas específicas. Somos, precisamente nosotros, los padres, quienes fomentan esta versión materialista de la navidad pues no sabemos transmitir a nuestroshijos en adecuado sentido de la navidad y decir que no a las demandas excesivas. Por eso quiero invitar en esta navidad a los padres y madres a que esta vez entreguemos a nuestros hijos mástiempo que compartir, para que así los meses futuros no sean días de inquietud debido a las deudas y sean, en cambio, tiempo de alegría y dicha y también calma y tranquilidad.