Fgfgfdgdf

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 461 (115099 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 9 de septiembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Laura Gallego García

Dos velas para el diablo

Índice

Argumento 4
Capítulo I 5
Capítulo II 20
Capítulo III 33
Capítulo IV 48
Capítulo V 59
Capítulo VI 73
Capítulo VII 87
Interludio 100
Capítulo VIII 107
Capítulo IX 140Capítulo X 166
Capítulo XI 190
Capítulo XII 205
Capítulo XIII 234
Capítulo XIV 263
Epilogo 294

[pic]

Argumento

Hoy día,

ya nadie cree en los ángeles.

Sin embargo,

hay gente que sí cree en los demonios.

Pero los ángeles existeny han existido siempre.

¿Que cómo lo sé?

Porque mi padre era uno de ellos.

El problema es que,

cuando los ángeles te dan la espalda,

¿en quién puedes confiar?

Una batalla mucho más antigua que el ser humano parece tener, al fin, un claro vencedor. Pero en los albores delsiglo XXI, Cat, la hija de un ángel, está dispuesta a desafiar a los mismos demonios con tal de vengar el asesinato de su padre.

[pic]

[pic]

Capítulo I

H

OY día, la gente ya no cree en los ángeles. Bueno, hay quien piensa que son seres de luz que están aquí para ayudarnos y que, si les rezas de una determinada manera, te ayudarán a encontrar novio, a que te toque la lotería o acurarte las hemorroides. Pero eso no es creer en los ángeles.

Yo me refiero a los de la Biblia, los mensajeros de Dios. Ángeles como Miguel, que expulsó a los demonios del cielo. Como Uriel, que guardaba las puertas del paraíso armado con una espada de fuego, para desgracia de Adán y Eva. O como Metatrón, que tiene nombre de robot de anime japonés, pero que en realidad es el Rey de los Ángeles, elmás poderoso de todos.

Ya nadie cree en esos ángeles. Dicen que son mitología, pero lo que ocurre en realidad es que están pasados de moda.

Sin embargo, hay gente que sí cree en los demonios. Y no los culpo. Basta con mirar a nuestro alrededor para ver lo mal que va el mundo. O aún más sencillo: basta con ver las noticias.

En el telediario da la sensación de que todo lo que sucedees malo. Resulta difícil creer en Dios, o en los ángeles, ante las imágenes de una guerra, una epidemia, una catástrofe natural... Es fácil creer que el demonio existe y que el infierno está mucho más cerca de lo que parece. Pero eso no es justo. Vale, claro que pasan todas esas cosas malas, pero eso no es toda la verdad. También ocurren cosas buenas. Todos los días. Pero tendemos a ignorarlas.Supongo que nos dan más morbo las cosas malas, las imágenes de violencia. Nos hacen sentir seguros en nuestras casas y cómodos en nuestras vidas, o nos hunden en la miseria y nos reafirman en nuestra creencia de que el mundo es una mierda.

Eso hace que la tarea de los ángeles sea mucho más difícil de lo que debería ser. Ya es bastante chungo tratar de arreglar este mundo como para queencima la gente no solo no valore tu trabajo, sino que ni siquiera crea que existes.

Porque los ángeles existen... y han existido siempre.

¿Que cómo lo sé?

Porque mi padre era uno de ellos.

Me llamo Cat.

En realidad, me llamo Caterina. Es el nombre que me puso mi madre al nacer, aunque no llegué a conocerla. Mi padre no hablaba mucho de ella, tal vez porque le producíademasiada pena. El dato acerca de mi nombre es una de las pocas cosas que logré sonsacarle, y quizá por eso tiene tanta importancia para mí.

De pequeña, me encantaba el nombre de Caterina. Lo encontraba fino, elegante, muy femenino. Un nombre adecuado para una señorita. A veces, cuando pasábamos por delante de uno de esos colegios pijos donde las niñas van vestidas de uniforme, me quedaba...
tracking img