Imagenes para geografia

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 7 (1600 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 22 de agosto de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
Fiesta de los tontos
Las autoridades eclesiásticas se vieron turbadas por otro festejo popular: la fiesta de los tontos. Ésta comenzó con bastante inocencia, como una fiesta para el clero menor. Pero durante el siglo XII la fiesta de los tontos se puso sumamente ofensiva. Entonces, en vez de elegir al rey de los tontos o borracho de la parroquia, los clérigos jóvenes comenzaron a llamarloobispo o papa de los tontos. Comenzaron a permitirse canciones y danzas indecorosas en la iglesia, jugaron a las cartas y dados delante del altar y, finalmente, hicieron burla de la propia misa. Del siglo XII al XIV, muchos eclesiásticos y concilios trataron, con poco éxito, de desarraigar este sacrilegio tan disfrutado por el populacho y el clero menor.
La fiesta de los locos era un regocijo lleno desacrilegios e impiedades que los clérigos, diáconos y sacerdotes celebraban en algunas iglesias, durante el oficio divino, en cierto día, desde las fiestas de navidad hasta la de reyes y principalmente el día primero de año y por esto se llamaba también la fiesta de las calendas.
La carta circular de los doctores en teología de la facultad de París, enviada el año 1444 a todos los prelados deFrancia a fin de anular tan detestable costumbre, dice expresamente y en propios términos que creaban los clérigos y sacerdotes un obispo o un papa y lo llamaban el obispo o el papa de los locos. Entraban enmascarados en la iglesia, vestidos de bufones y en trajes de mujeres. Danzaban en la nave y en el coro, cantando chanzonetas diabluras; comían carne sobre el borde mismo del altar al lado delsacerdote que ofrecía el sacrificio; jugaban allí mismo a los dados y perfumaban el altar con el humo de cueros viejos o podridos, que quemaban en sus incensarios y finalmente, cometían impiedades, dignas de la execración de todos los cristianos. Escribe Belet, doctor en teología de la facultad de París, que vivía el año de 1182, que la fiesta de los subdiáconos o de los locos, la hacían unos el díade la circuncisión y otros el día de reyes o durante la octava. Añade que se hacían cuatro danzas en la iglesia después de la fiesta de navidad, que eran de los levitas o diáconos, de los sacerdotes, de los clérigos y de los subdiáconos. Refiere Guillermo Durando obispo de Mendo que danzaban en las iglesias el día de navidad, immediatamente después de vísperas, los diáconos, cantandouna antífona en honor de San Esteban hacían lo mismo los sacerdotes el día de San Esteban en honor de San Juan Evangelista los clérigos de menores, el día mismo de San Juan Evangelista en honor de los santos inocentes y los subdiáconos el día de la circncisión o de la epifanía y se llamaba lo que hacían los subdiáconos en las iglesias el día de la circuncisión, la fiesta de los subdiáconos o la fiesta de loslocos.
Aunque no obstante se daba el nombre de fiesta de los locos a los impíos regocijos de los demás días que se han notado. Asegura el doctísimo P. Theophilo Raynaudo, que en la chufla de esta abominable fiesta, el día de S. Esteban le cantaba una prosa del asno que vio él en el ritual de una iglesia metropolitana, cuyo nombre calla, y que esta prosa le llamaba también la prosa de los locos. Añadeque había otra que se cantaba en la misa, el día de San Juan Evangelista y que se llamaba la prosa del buey. Está dicho en elConcilio de Basilea que echaban en ciertas fiestas jtícl ano, algunos revestidos pontificalmente, con la cruz y la mitra. Se vestían otros de reyes y duques enmascarándose también otros para representar juegos de teatro. No era solamente en las iglesias catedrales ycolegiatas donde se hacía la fiesta de los locos. Se había internado esta impiedad también en los monasterios de monjas y monjes.
Repara y advierte M. Du Cange que se llamaba en Francia esta fiesta, la fiesta de los subdiáconos y no porque allí no hubiese otros que la ejecutasen sino ellos, sino por alusión a la licenciosidad de los diáconos, que se abandonaban a semejantes iniquidades, como quien...
tracking img