Jjaskajkjenjfns

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 109 (27212 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 14 de diciembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Decameron
IV Jornada
Carísimas   señoras,   tanto   por   las   palabras   oídas   a   los  hombres sabios como por las cosas por mí muchas veces  vistas   y   leídas,   juzgaba   yo   que   el   impetuoso   viento   y  ardiente de la envidia no debía golpear sino las altas torres  y   las   más   elevadas   cimas   de   los   árboles;   pero   en   mi  opinión   me   encuentro  sobremanera   engañado.   Porque  huyendo yo, y habiéndome siempre ingeniado en huir el  fiero ímpetu de ese rabioso espíritu, no solamente por las  llanuras sino también por los profundísimos valles, callado  y   escondido,   me   he   ingeniado   en   andar;   lo   que   puede  aparecer   asaz   manifiesto   a   quien   las   presentes   novelitas mira, que no solamente en florentino vulgar y en prosa  están escritas  por mí y sin título sino también en estilo  humildísimo y bajo cuanto más se puede, y no por todo  ello   he   podido   dejar   de   ser   fieramente   atacado   por   tal  viento (hasta casi desarraigado) y de ser todo lacerado por  los   mordiscos   de   la   envidia ;   por   lo   que   asaz  manifiestamente puedo comprender que es verdad lo que  suelen   decir   los   sabios  que   sólo   la   miseria   deja   de   ser  envidiada en este mundo presente. Pues ha habido quienes,  discretas señoras, leyendo estas novelitas, han dicho que  vosotras me gustáis demasiado y que no es cosa honesta  que   yo   tanto   deleite   tome   en   agradaros   y   consolaros   y  algunos han dicho peor: que en alabaros como lo hago. Otros, mostrando querer hablar más reflexivamente, han  dicho que a mi edad no está bien perseguir ya estas cosas:  esto es, hablar de mujeres y complacerlas. Y muchos, muy preocupados  por mi fama mostrándose,  dicen que más sabiamente haré en estar con las musas en  el Parnaso que en estas chácharas mezclarme con vosotras.  Y hay quienes, más despechada que sabiamente hablando,  han dicho que haría más discretamente en pensar dónde  podría  encontrar   el   pan   que   tras   estas   necedades   andar  palpando el viento. Y algunos otros, que de otra guisa han  sido las cosas por mí contadas que como os las digo, se  ingenian en detrimento de mis trabajos en demostrar. Así,  por tantos y tales soplos, por tan atroces dientes, por tan  agudos,   valerosas   señoras,   mientras   en   vuestro   servicio  milito,   estoy   azotado,  molestado   y,   en   fin,   crucificado  vivo. Las cuales cosas con tranquilo ánimo, sábelo Dios,  escucho y oigo, y aunque a vos en esto corresponda por  completo mi defensa, no menos entiendo yo no ahorrar mis  fuerzas   y   sin   responder   cuanto   sería   conveniente,   con  alguna ligera respuesta quitármelos de las orejas, y hacer  esto   sin   tardanza   porque   si   ya,   no  habiendo   llegado   al  tercio de mi trabajo, son ellos muchos y mucho presumen,  pienso   que   antes   de   que   llegue   al   final   podrán   haberse  multiplicado   de   manera   (no   habiendo   sufrido   antes  ninguna   repulsa)   que   con   poco   esfuerzo   suyo   me  hundirían, y contra ellos, por muy grandes que sean, no  podrían   resistir   vuestras   fuerzas.   Pero   antes  de   que  comience a responder a alguien, me place contar en mi  favor   no   una   historia   entera,   para   que   no   parezca   que 

G. Boccaccio

quiero mis historias con aquellas de tan loable compañía  como fue la que os he mostrado mezclar, sino parte de una,  para que en su misma forma incompleta se muestre que no  es de aquéllas; y hablando a mis detractores, digo que: En nuestra ciudad, hace ya mucho tiempo, hubo un ciudadano  que fue llamado Filippo Balducci, hombre de condición  asaz modesta, pero rico y bien despachado y hábil en las  cosas cuanto su estado lo requería; y tenía a una señora por  mujer   a   quien   tiernamente   amaba,   y   ella   a   él,   y   juntos  llevaban   una   feliz   vida,   en   ninguna   otra   cosa   poniendo ...
tracking img