Kkkk

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1398 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 8 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
No es porque lo haya dicho Lenin. Podría no haberlo dicho. Podría haberse equivocado. Pero el hecho es que lo dijo, y llevaba razón, según lo confirman los hechos cada día: el capitalismo, desde fines del siglo XIX, está en un estadio nuevo de su evolución, el del IMPERIALISMO, caracterizado porque los ricos de los países ricos, o más prósperos, explotan, principal aunque no únicamente, a lospobres de los países pobres, o menos prósperos (los no triunfantes en la competencia mercantil). Lo nuevo del imperialismo es que ésa es la forma principal de explotación, la mayor fuente de riqueza (engendrada mediante mecanismos como el intercambio desigual). Como en este estadio la explotación capitalista ha adquirido esa dimensión preponderante, eso introduce muchos aspectos nuevos: paraasegurarse esa explotación es menester a los grandes capitalistas tener sometidos a los países pobres, lo cual a veces se consigue por las buenas, otras por las malas.

En las condiciones del imperialismo es absurdo hacer una descripción del régimen capitalista aisladamente en un país de los del club dominante, ni siquiera en una zona geográfica constituida por países así. Sería poco menos incorrectoque describir el capitalismo según sus efectos en (¡digamos!) el barrio madrileño de Salamanca. A quien emprendiera una descripción así se le respondería, con sobrada razón, que su descripción es muchísimo más falsa que verdadera, porque qué pase o deje de pasar en ese barrio acomodado es poco significativo de qué sea el capitalismo no ya a escala global, sino hasta para un territorio un pocoimportante, como el de España.

A su vez, describir el capitalismo en España, o en Europa, es poco significativo de cómo es y opera el capitalismo en el conjunto de su territorio, que es --con la excepción de algún pequeño rincón, como Cuba-- la totalidad del planeta. El mercado capitalista es planetario desde hace siglos (una cara de la moneda, el capitalismo inglés en Inglaterra en el siglo XVIII,no se entiende sin la otra cara: la trata de negros, la esclavitud en las colonias, los mecanismos de acumulación del capital). Esa internacionalidad del mercado se ha ido haciendo cada vez mayor y más fuerte; hoy más que nunca son estrechísimas las relaciones mercantiles que unen en un solo mercado, en una zona comercialmente unida, a todo el planeta. Eso no excluye que haya barreras aduaneras uotras trabas, que también son utilizadas por la clase dominante de los países dominantes según sus conveniencias. Esas barreras no eliminan el hecho de que, a través o a pesar de ellas, el régimen capitalista es un todo planetario, y el mercado es el mercado mundial, del cual los otros mercados «regionales» son piezas o partes.

Quienes olvidan eso se entregan a quimeras, pintándonos alcapitalismo de color de rosa. Según ellos, este régimen, a medida que se desarrolla, va proporcionando a los proletarios mayor comodidad y mayor cultura. Por supuesto que no es ya que eso vaya en contra de lo que vemos diariamente, o sea de lo que está realmente pasando en la zona de dominación capitalista, el planeta Tierra (con esa o esas pocas excepciones), sino que --para quienes se proclamen marxistasy enuncien tales asertos en nombre del marxismo-- hay que señalar que va en contra hasta de la tesis de Marx del empobrecimiento creciente de la clase obrera bajo el capitalismo. Podría suceder, sí, que esa tesis fuera falsa, en una u otra de sus célebres versiones. La experiencia muestra, sin embargo, que es verdadera en al menos una versión: hay efectivamente en el capitalismo una tendencia alcreciente empobrecimiento del proletariado; eso sí, bajo el imperialismo esa tendencia golpea principalmente --a menudo únicamente-- a la masa mayor de ese proletariado, que son los pobres de los países pobres. ¿Por qué? Pues sencillamente porque el que así suceda forma parte de la estrategia política de la clase dominante para asegurarse el poder, sobornando a una nutridísima aristocracia...
tracking img