La oracion sin respuesta

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1354 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 15 de marzo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
La oración sin respuesta

Muchas veces sentimos que Dios ha cerrado sus oídos a nuestras oraciones y sentimos que los cielos son como de bronce, entonces debemos revisar que es lo que está estorbando nuestras oraciones. Dios es santo y por ser su naturaleza santa debemos acercarnos a el de esa misma manera. Existen 8 razones que pueden ser la causa de que nuestras oraciones no sean escuchadas.El primer estorbo para la oración es la falta de confesión de cualquier pecado
Salmos 66:18-20. Si en mi corazón hubiese yo mirado a la iniquidad, El Señor no me habría escuchado. 19. Mas ciertamente me escuchó Dios; Atendió a la voz de mi súplica. 20. Bendito sea Dios, Que no echó de sí mi oración, ni de mí su misericordia.
Si estamos viendo cosas desagradables para Dios no esperemos queDios ha de escucharnos
Isaías 55: 7-9 7. Deje el impío su camino, y el hombre inicuo sus pensamientos, y vuélvase a Jehová, el cual tendrá de él misericordia, y al Dios nuestro, el cual será amplio en perdonar.
8. Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos, ni vuestros caminos mis caminos, dijo Jehová. 9. Como son más altos los cielos que la tierra, así son mis caminos más altos quevuestros caminos, y mis pensamientos más que vuestros pensamientos.

El segundo estorbo para la oración es la falta de fe
Mateo 21: 22 Y todo lo que pidiereis en oración, creyendo, lo recibiréis.
Hebreos 11: 6 sin fe es imposible agradar a Dios
Santiago 1: 5-7Y si alguno de vosotros tiene falta de sabiduría, pídala a Dios, el cual da a todos abundantemente y sin reproche, y le será dada. 6.Pero pida con fe, no dudando nada; porque el que duda es semejante a la onda del mar, que es arrastrada por el viento y echada de una parte a otra. 7. No piense, pues, quien tal haga, que recibirá cosa alguna del Señor.No es posible recibir algo del señor dudando

El tercer estorbo para la oración es el rencor o falta de perdón
Marcos 11: 25-2625. Y cuando estéis orando, perdonad, si tenéis algocontra alguno, para que también vuestro Padre que está en los cielos os perdone a vosotros vuestras ofensas.
26. Porque si vosotros no perdonáis, tampoco vuestro Padre que está en los cielos os perdonará vuestras ofensas.
La pregunta que debemos hacernos es ¿Por qué Dios cierra sus oídos a las personas rencorosas? Recordemos que cuando Jesús estaba en la cruz pidió al padre que perdonara a losque le estaban hiriendo en esos momento el padre le otorgo el perdón a todos y el primero en recibir ese perdón fue el ladrón que se encontraba al lado de su hijo, si el perdono aun en aquellas circunstancias, y otorgo el perdón de forma gratuita ¿Por qué no debemos perdonar nosotros también?

El cuarto estorbo para la oración es la falta de perseverancia en nuestras peticiones
Lucas 18: 1-81. También les refirió Jesús una parábola sobre la necesidad de orar siempre, y no desmayar,2. diciendo: Había en una ciudad un juez, que ni temía a Dios, ni respetaba a hombre. 3. Había también en aquella ciudad una viuda, la cual venía a él, diciendo: Hazme justicia de mi adversario. 4. Y él no quiso por algún tiempo; pero después de esto dijo dentro de sí: Aunque ni temo a Dios, ni tengorespeto a hombre, 5. sin embargo, porque esta viuda me es molesta, le haré justicia, no sea que viniendo de continuo, me agote la paciencia. 6. Y dijo el Señor: Oíd lo que dijo el juez injusto.
7. ¿Y acaso Dios no hará justicia a sus escogidos, que claman a él día y noche? ¿Se tardará en responderles? 8. Os digo que pronto les hará justicia. Pero cuando venga el Hijo del Hombre, ¿hallará fe en latierra?
Lucas 11: 5-10 5. Les dijo también: ¿Quién de vosotros que tenga un amigo, va a él a medianoche y le dice: Amigo, préstame tres panes, 6. porque un amigo mío ha venido a mí de viaje, y no tengo qué ponerle delante; 7. y aquél, respondiendo desde adentro, le dice: No me molestes; la puerta ya está cerrada, y mis niños están conmigo en cama; no puedo levantarme, y dártelos? 8. Os digo, que...
tracking img