La regenta

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 26 (6460 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 11 de febrero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
La Regenta
Nuevos y Viejos Ricos

Los burgueses son: Ana Ozores, Víctor Quintanar, Don Álvaro Mesías, Obdulia Fandiño, Visitación Olías de Cuervo, doña Petronila Rianzares, Saturnino Bermúdez, Joaquín Orgaz, Somoza, Paco Vegallana, Arcediano, Anuncia, Frígilis, Olvido Páez, La Marquesa de Vegallana, Don Pompeyo, Rudesinda, Somoza, Edelmira, Ronzal, Tarsila Fandiño, Carlos Ozores, AnunciaciónOzores, Águeda Ozores, Don Robustiano, Don Santos Barinaga., Señor Foja, Benítez, don Tomás Crespo, el Marquesito (hijo de Paco Vegallana y la Marquesa), don Frutos Redondo, capitán don Amadeo Bedoya, coronel Fulgosio, la señora de Carraspique, doña Rufina, la Ministra de Palomares, los Jacas, Antolínez, los Argumosa, los Corujedos, los Membibres, los Páez.

- Pg 12, Cap I
Páez, don FrutosRedondo, los Jacas, Antolínez, los Argumosa y otros y otros ilustres Américo Vespucios del barrio de la Colonia siguen escrupulosamente en lo que se les alcanza las costumbres distinguidas de los Corujedos, Vegallanas, Membibres, Ozores, Carraspiques y demás familias nobles de la Encimada, que se precian de muy buenos y muy rancios cristianos. Y si no lo hicieran por propio impulso los Páez, losRedondo, etc., etc., sus respectivas esposas, hijas y demás familia del sexo débil obligaríanles a imitar en religión, como en todo, las maneras, ideas y palabras de la envidiada aristocracia.

El Magistral estaba mirando por su catalejo los barrios de Vetusta

- Pg 16, Cap I
Aquel día había recibido antes de comer un billete perfumado de su amiguita Obdulia Fandiño, viuda de Pomares.
De parte dedoña Obdulia, había dicho el criado. Aquella señora, todo Vetusta lo sabía, era una mujer
despreocupada, tal vez demasiado; era una original... Entonces... acaso... ¿por qué no?... una cita...

Presenta a una de las amigas burguesas de La Regenta, Obdulia Fandiño.

- Pg 17, Cap I
Una noche en la tertulia de Visitación Olías de Cuervo, Obdulia le había tocado con una rodilla en una pierna.Él no había retirado la pierna ni ella la rodilla; él había tocado con el suyo el pie de la hermosa y ella no lo había retirado...

En aquel momento el Magistral se acercaba a saludar a don Saturno; reconoció a Obdulia y se inclinó sonriente; pero menos sonriente que al saludar a Bermúdez.

Estaban en una tertulia en casa de Visitación, quien es también una amiga burguesa de La Regenta.

- Pg18, Cap I
Pronto las carcajadas de Obdulia Fandiño, frescas, perladas, como las llamaba don Saturno, llenaron el ambiente, profanado ya con el olor mundano de que había infestado la sacristía desde el momento de entrar. Era el olor del billete, el olor del pañuelo, el olor de Obdulia con que el sabio soñaba algunas veces.

Obdulia ostentaba una capota de terciopelo carmesí, debajo de la cualsalían abundantes, como cascada de oro, rizos y más rizos de un rubio sucio, metálico, artificial.

Describe un poco cómo se viste Obdulia, representando también la riqueza de la burguesía.

- Pg 23, Cap II
El Arcipreste estaba muy locuaz aquella tarde. La visita de Obdulia a la catedral había despertado sus instintos anafrodíticos, su pasión desinteresada por la mujer, diríase mejor, por laseñora. Aquel olor a Obdulia, que ya nadie notaba, sentíalo aún don Cayetano.

Visita de Obdulia a la catedral para confesarse.

- Pg 24, Cap II
-Pues a eso voy -interrumpió triunfante don Cayetano.- Me ha dicho el chico de Orgaz, que acabó la carrera de médico en San Carlos, que estos últimos años Obdulita servía en Madrid a su prima Tarsila Fandiño, la célebre querida del célebre...

Aquíhablan por primera vez sobre la prima de Obdulia, Tarsila Fandiño.

- Pg 26, Cap II
Había averiguado que doña Olvido, la orgullosa hija única de Páez, uno de los más ricos americanos de La Colonia, había pasado, tiempo atrás, del confesonario de Ripamilán al de don Fermín.

Mientras el Arcipreste profanaba los cuatro lados de la cruz latina, que era sacristía, con el relato mundano de la...
tracking img