Las sillas

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 54 (13316 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 7 de septiembre de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
Las sillas. E. Ionesco

Farsa trágica

Traducción de LUIS ECHÁVARRI Versión electrónica de OSCAR MORÁN ORTIZ

DECORADO
Paredes circulares con un rehundimiento en el fondo. Representa una sala de paredes desnudas. A la derecha, partiendo del proscenio, tres puertas. Luego, una ventana con un escabel delante; a continuación otra puerta. En el rehundimiento del fondo una gran puerta de honordedos hojas y otras dos puertas que se enfrentan y encuadran la puerta de honor. Esas dos puertas, o por lo menos una de ellas, están casi ocultas ala vista del público. A la izquierda del escenario, siempre partiendo del proscenio, tres puertas, una ventana con escabel que hace frente a la ventana de la derecha y luego una pizarra negra y una tarima. Para mayor facilidad véase el plano anexo.Gran Puerta de fondo, de dos hojas.
2, 3, 4 y 5 Puertas laterales de la derecha.
6, 7 y 8 Puertas ocultas en el rehundimiento.
8 y 10 Puertas ocultas en el rehundimiento.
12 y 13 Ventanas (Con escabel) de izquierda y derecha.
14 Sillas vacías
15 Pasillo entre vastidores

En la parte delantera del escenario, dos sillas juntas. Una lámpara de gas cuelga del techo.Se levanta el telón.
Semioscuridad, EL VIEJO está asomado a la ventana de la izquierda, subido en el escabel. LA VIEJA, enciende la lámpara de gas. Luz verde. Luego va a tirar al VIEJO de la manga.

LA VIEJA. — Vamos, querido, cierra la ventana. Se siente el mal olor del agua estancada y además entran mosquitos.
EL VIEJO. — ¡Déjame en paz!
LA VIEJA. — Vamos, vamos, querido, ven asentarte. No te inclines, pues podrías caerte al agua. Ya sabes lo que le sucedió a Francisco I. Hay que tener cuidado.
EL VIEJO. — ¡Más ejemplos históricos! Cascarria mía, estoy harto dela historia francesa. Quiero ver; las barcas forman manchas en el agua a la luz del sol.

LA VIEJA. — No puedes verlas, porque no hay sol; es de noche, querido.
EL VIEJO. — Queda la sombra. (Se inclina mucho)
LAVIEJA. (Tira de él con todas sus fuerzas).— ¡Ay... me asustas, querido! Ven a sentarte. No las verás venir. No merece la pena. Es de noche.
ELVIEJO se deja llevar a su pesar.
El VIEJO. — Quería ver, me gusta mucho ver el agua.
LA VIEJA. — ¿Cómo puedes hacer eso, querido? A mí me produce vértigo. ¡No puedo acostumbrarme a esta casa, a esta isla, toda rodeada de agua, con agua bajo ventanas, hastael horizonte...!

LA VIEJA, y EL VIEJO, LA VIEJA, arrastrando al VIEJO se dirigen hacia las dos sillas de la parte delante del escenario.
EL VIEJO se sienta con toda naturalidad en las rodillas de LA VIEJA.

EL VIEJO. — Son las 6 de la tarde. Es ya de noche. Recordarás que en otro tiempo no era así; todavía era de día a las 9 de la noche, a las 10 y hasta a medianoche.
LA VIEJA. — ¡Esverdad! ¡Qué memorial!
EL VIEJO. — Esto ha cambiado mucho.
LA VIEJA. — ¿Por qué, en tu opinión?
EL VIEJO. — No lo sé, Semíramis, mi boñiga. Quizá porque cuanto más se avanza más se hunde. Es a causa de la Tierra, que gira y gira.
LA VIEJA. — Gira, gira, queriendo.
( Silencio.).
¡Sí, eres ciertamente un gran sabio! Tienes mucho talento, querido. Habrías podido ser presidente jefe,rey jefe y hasta mariscal jefe si hubieras querido, si hubieras tenido un poco de ambición en la vida.

EL VIEJO (mientras LA VIEJA se echa a reír suave y chochamente, y luego cada vez más fuerte. EL VIEJO ríe también).

— Entonces rieron, les dolía la barriga, pues la historia era tan graciosa... Lo gracioso llegó arrastrándose sobre el vientre, con el vientre desnudo, pues lo gracioso teníavientre. Llegó con un baúl lleno de arroz... El arroz se diseminó por la tierra... y lo gracioso también, arrastrándose sobre el vientre. Entonces rieron, rieron, rieron el vientre gracioso, desnudo de arroz en tierra, el baúl, la historia del mal de arroz vientre en tierra, vientre desnudo, todo de arroz, y entonces rieron y lo gracioso llegó completamente desnudo y rieron...
(Silencio).
EL...
tracking img