Los dones de los cuentos

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 9 (2092 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 23 de mayo de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Los dones de los cuentos
 Todas las noches, antes de disponerse a dormir, miles de bocas infantiles, en diferentes lenguas, solicitan que se les relate un cuento, como si fuera el pasaporte imprescindible para adentrarse en el país de los sueños. Nadie escucha con mayor interés que un niño o una niña que está oyendo un cuento que le fascina. Podemos asegurar que lo hace con los cinco sentidos.¿Por qué los cuentos tienen ese enorme y misterioso poder de atracción? ¿Por qué los niños y las niñas reclaman cuentos como si les fuera la vida en ello? ¿Qué les dan esas ficciones que tanto les atraen?
Los cuentos, las ficciones para los más pequeños, son una necesidad vital. Se dirigen al oído emocional de los niños. Ese oído está muy desarrollado en la infancia, me atrevería a decir que es suoído más fino.
Pero no sólo los niños, todos los seres humanos estamos necesitados de ficciones. Eugene O`Neill afirmó que “el ser humano no puede vivir en plena posesión de la verdad completa de su situación vital… Todo mortal necesita defenderse mediante ficciones”.Es evidente que los buenos relatos nos cautivan, nos entretienen, nos distraen, nos llevan por derroteros insólitos, imprevistos.Y esto es porque las historias como explica el gran psicólogo Jerome Bruner, operan en dos mundos, el primero es el paisaje de la acción. En ese paisaje vemos a don Quijote arremetiendo contra unos molinos de viento en los que él ha visto gigantes, vemos a Alicia caer por un agujero hasta el País de las Maravillas, vemos a Ulises vencer con su astucia al cíclope Polifemo. Todo ello es fascinante,pero aún hay más. A la vez, e inseparable  de ese paisaje de la acción, se nos muestra otro paisaje que nos atrae poderosamente, es el paisaje de la conciencia, “donde se representan los pensamientos, los sentimientos y los secretos de los protagonistas de las historias”.Pero volvamos a esa isla olvidada que es la infancia. Observando a los habitantes de esa isla, comprobamos que cuando se lescuentan cuentos a las niñas y a los niños se les ofrecen diversos dones que responden a sus necesidades más perentorias. 
1. Don del afecto.
El primero de ellos es el don del afecto. Cuando un padre o una madre le cuenta un cuento a un niño, le dicen, sin decírselo con palabras: «Te cuento este cuento porque te considero, porque te valoro, porque te tengo en cuenta, es decir, porque te quiero».Lavitamina A del afecto nos permite crecer por dentro, por donde no se ve, pero se nota. Ya decía Goethe que «sentirse amado da más fuerza que sentirse fuerte».En ese íntimo acto de contar, le prestan atención atenta, cosa muy importante en estos tiempos en los que tanto prolifera la impostura de la atención desatenta.(Anécdota de la niña que pide un cuento que sea largo)
2. Don del acercamiento ala realidad
Los cuentos no sólo satisfacen necesidades afectivas, sino que propician también el deseo de saber, de explorar. Y así entramos en otro don que voy a denominar don del acercamiento a la realidad o del círculo cuadrado. Son muchas las personas que opinan que los cuentos son mentiras. Sin embargo, los cuentos llevan a la verdad a través del laberinto de la imaginación. Ayudan a losniños a comprender el mundo y a comprenderse a sí mismos. Algo no puede ser mentira y verdad a la vez. Un círculo no puede ser cuadrado, es cierto. No puede serlo excepto en los cuentos. Porque los cuentos, aunque estén construidos con los materiales de las mentiras, tienen el poder de acercarnos a la verdad de la realidad y a la verdad de nosotros mismos. Ése es el círculo cuadrado de los cuentos.3. Don de la fuga
Pero, si bien los buenos cuentos permiten que los niños y niñas se acerquen a la cruda realidad del mundo, a la vez, les permiten liberarse de la tensión que les produce esa misma realidad. Les permiten fugarse de ella, alejarse de la opresión de lo cotidiano, de las normas, las imposiciones, los avisos, las recomendaciones y las recriminaciones. Y ése es otro de sus dones,...
tracking img