Los reyes malditos

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 279 (69532 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 11 de agosto de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Los Reyes Malditos III - Los Venenos de la Corona Maurice Druon

http://www.librodot.com

Librodot

Los Venenos de la Corona

Maurice Druon

2

INDICE
Prólogo. Primera parte. Francia espera una reina. I. Adiós a Nápoles. II. La tempestad. III. El hospital. IV. Los signos de la desgracia. V. El rey toma la oriflama VI. El ejército embarrado. VII. El filtro . VIII. Una boda en elcampo. Segunda parte. Después de Flandes, el Artois... I. Los aliados . II. Juana, condesa de Poitiers. III. La segunda pareja del reino. IV. La amistad de una sirvienta. V. El tenedor y el reclinatorio. VI. El arbitraje . Tercera parte. El tiempo del corneta. I. El nuevo dueño de Neauphle. II. La recepción de la señora Eliabel. III. La calle de los Lombardos. IV. Boda a medianoche. V. El corneta. VI.El cardenal hechiza al rey. VII. «Pongo el Artois bajo mi mano». VIII. En ausencia del Rey. IX. El monje ha muerto. X. Vincennes estaba en duelo. XI. Tolomei ruega por el rey. XII. ¿Quién será regente? Notas históricas. Repertorio biográfico.

2

Librodot

Librodot

Los Venenos de la Corona

Maurice Druon

3

Prólogo.
Felipe el Hermoso había dejado a Francia en situación deprimera nación del mundo occidental. Sin recurrir a guerras de conquista, sino a negociaciones, bodas y tratados, había acrecentado largamente el territorio, al mismo tiempo que se dedicaba constantemente a centralizar y reforzar al Estado. Sin embargo, las instituciones administrativas, financieras, militares y políticas, de las que quiso dotar al reino y que frecuentemente aparecieron comorevolucionarias en aquella época, no estaban suficientemente afianzadas en las costumbres ni en la historia para poder perpetuarse sin la intervención personal de un monarca fuerte. Seis meses después de la muerte del rey de hierro, la mayor parte de sus reformas parecían abocadas ya a la desaparición; y sus esfuerzos, al olvido. Su hijo mayor y sucesor, Luis X el Turbulento, enredador, mediocre,incompetente, y desde el primer día de su reinado inferior a su tarea, se había descargado fácilmente de los cuidados del poder sobre su tío Carlos de Valois, buen militar pero detestable gobernante, cuyas turbulentas ambiciones dirigidas largo tiempo a la yana búsqueda de un trono, encontraron por fin en qué emplearse. Los ministros burgueses, sólidos coautores del reino anterior, habían sido encarcelados,y el cuerpo del más notable de ellos, Enguerrando de Marigny, antiguo rector general del reino, se pudría en la horca del cadalso de Montfaucon. Triunfaba la reacción: las ligas de barones sembraban el desorden en las provincias y tenían en jaque a la autoridad real. Los grandes señores, con Carlos de Valois al frente, fabricaban moneda que hacían circular en provecho personal. La administración,sin cortapisa alguna, pillaba por su cuenta y el Tesoro estaba exhausto. Una cosecha desastrosa, seguida de un invierno excepcionalmente riguroso, había originado el hambre. La mortalidad aumentaba. Mientras tanto, una sola preocupación agitaba la mente de Luis X: reparar su honor conyugal y borrar, si era posible, el escándalo de la Torre de Nesle. Falto de un papa que el cónclave no conseguíaelegir, el cual hubiera podido dictar la anulación, el rey de Francia, para poder volverse a casar, había hecho estrangular a su mujer, Margarita de Borgoña, en la prisión de Château-Gaillard. Así se hallaba libre para unirse en matrimonio con la hermosa princesa de Anjou-Sicilia que Carlos de Valois le había escogido y con quien se disponía a compartir las venturas de un largo reinado. (1)

3Librodot

Librodot

Los Venenos de la Corona

Maurice Druon

4

PRIMERA PARTE Francia espera una reina
I Adiós a Nápoles
En pie, vestida toda de blanco, ante una de las ventanas del enorme Castel-Nuovo, desde el que se dominaba el puerto y la bahía de Nápoles, la anciana reina madre María de Hungría dirigía la mirada a un navío a punto de hacerse a la mar. Enjugándose con sus...
tracking img