Monetizacion y bancarizacion

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 34 (8354 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 7 de marzo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
INTRODUCCIÓN

La moneda ha llegado a ser, de buen grado o a la fuerza, en muchas culturas contemporáneas, una pieza clave en las relaciones humanas.

Es difícil imaginarnos el mundo sin moneda. Las utopías que lo proponen, de momento, fracasan. Pero, al mismo tiempo, existe la intuición de que la moneda no siempre es una ayuda para las relaciones humanas, sino que también las enreda. Vivimosen esta ambigüedad.
Estos últimos años -como en ciertos períodos de la historia de las sociedades monetizadas- el «dinero ha dejado de ser tabú para convertirse en rey».[1]
Por lo que sabemos de nuestro sistema económico, las crisis de sobreproducción o de sub consumo, la inflación o la deflación, la pobreza y la opulencia... no son disfunciones fácilmente solucionables. Parecen formar parte dela misma dinámica del capitalismo real. Dicen que son el precio inevitable de un sistema que favorece el progreso, el desarrollo y la modernización. El socialismo real no sólo no parece haber superado estos problemas, sino que ha creado otros.
Mientras la moneda estaba vinculada a metales preciosos escasos provocaba problemas, pero su emisión tenía una cierta disciplina. A medida que la moneda seha ido desligando de cualquier contrapartida real y que la única disciplina es la impuesta por las necesidades de los estados y por los intereses de los bancos estamos viviendo una situación radicalmente nueva, sobre la que no sabemos gran cosa. Mientras se desarrollan durante el siglo XVIII los bancos emisores de billetes gracias a los que es posible hacer una política de creación de monedaautónoma, libre de las limitaciones impuestas por la producción de metales preciosos, los economistas lanzan la idea de que la moneda es un fenómeno secundario del que es posible prescindir cuando se estudian las leyes económicas fundamentales. Este punto de vista, que prevalece desde entonces, no les impide denunciar regularmente los desórdenes monetarios que, según ellos, son la causa de lainestabilidad de las economías. Esta actitud paradójica es testigo, en todo caso, de la complejidad de la función que tiene la moneda en las sociedades modernas.
Mientras los teóricos discuten, el dinero corre por todo el mundo a golpe de ordenador buscando beneficios inmediatos, aprovechando los tipos de interés altos en uno u otro país, comprando y vendiendo acciones que no tienen nada que ver con elvalor de las empresas que las han emitido, especulando sobre propiedades inmobiliarias, en materias primeras o en recursos naturales escasos. El dinero fácil y abundante para especular destruye así la producción real, agrava la depredación ecológica, condena a la miseria a millones de personas... facilita el tráfico de influencias, la evasión fiscal, el tráfico de drogas y de armas... Aquí y allásurgen voces que alertan de los peligros que la economía especulativa, facilitada por las transacciones electrónicas, puede representar para la economía real y para el Estado de derecho.
Al lado de estos procesos de divorcio entre la economía real y el movimiento de dinero rápido, básicamente electrónico, continúan los flujos de dinero negro.
Pero el ciudadano que no quiere ser un inconsciente nole toca otro remedio que intentar entender un poco más el poder secreto de la moneda, si quiere saber en qué barco navega y en qué puede colaborar para evitar el naufragio.
1. La Moneda un origen poco claro.
Tenemos que reconocer que el origen de la moneda no es claro. Y tal vez no pueda serlo porque todavía no hay acuerdo sobre qué es la moneda. Lo que sí sabemos es que en diversas culturasy momentos se encuentra un conjunto amplio de instrumentos y de objetos de los que hay indicios que han tenido funciones «monetarias». Pero estos indicios están sometidos al peligro, que tiene todo historiador, de interpretar el pasado según conceptos y realidades del presente. Y el caso de la moneda es uno de los afectados por este peligro, al menos por la pobreza de los resultados conseguidos...
tracking img