Orgullo y prejuicio

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1069 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 8 de mayo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Reseña critica
Libro débil

|Los últimos pasos del poeta Raúl Gómez Jattin
|Vladimir Marinovich Posso
Ministerio de Cultura, Bogotá, 1998,
106 págs.

De carácter híbrido, el libro en cuestión pareciera el entrecruzamiento de varios géneros sin la calidad requerida para asumir con fuerza las afinidades entre periodismo, historia y literatura, ya que la combinación mencionada a través delrelato breve no supera el acontecer noticioso donde se involucra el personaje (el autor testimonia con desenfado a través de un realismo sin escrúpulos). Marinovich Posso jamás llega a interpretar profundamente los acontecimientos ni la esencia de las cosas narradas, pues se queda en el instante, en lo urgente que ignora los recursos literarios, la dimensión estética de una escritura que se tornaveraz pero no auténtica. Y no solamente la técnica es inexistente sino aquella triada que le podría dar valor al testimonio: la expresión, la observación y el temperamento (al describir la conducta social y humana del protagonista se apoya en acontecimientos que no interpreta ni dota de significación).

Sí, al recorrer tiempos y espacios, el escritor hubiese podido darles vigor a sus textosmediante la creación de atmósferas, la revelación de universos que aún se desconocen, las partes inesperadas de una realidad.

Debilidades que se pronuncian más, dado el esfuerzo redundante en mitificar a Raúl Gómez Jattin, sus formas excéntricas de vida, su locura del cuerpo, su tapiz de voluptuosidad y pasión que hace de su vida un surtidor de motivos biográficos -fuente anecdótica- y de susbiógrafos unos cómplices morbosos, excediéndose en la valoración de una obra escasa en calidad, ceñida, por el contrario, a situaciones extraliterarias. Acciones y comportamientos que se quieren mitificar, exagerando sus alcances estéticos y comunicativos, rindiendo un afanoso culto con fines poco éticos, exaltándolo, halagando su yo, su dolida figura.

Esta manera irreflexiva de mitificación queconstruye simulacros triunfa sobre todo análisis o estudio serio de una obra idealizada y venerada por la habladuría de tertulia (sin negar la existencia tan sólo de unos pocos bellos textos de Gómez Jattin, pero muy aislados alrededor de una copiosa producción).

Como a la vieja usanza nadaísta, mezcla de publicidad y escándalo, lo que fascina del autor de El esplendor de la mariposa es su acciónindómita, provocadora, burlesca, irónica, sus gestos libres del ridículo, irreverentes y grotescos. Hablamos aquí de una suerte de paroxismo, la inflamación o exacerbación de las pasiones o sentimientos, de los elementos desordenados e inconscientes de un hombre que vivía sin recatos, sin convenciones, sin temor a levantar infracciones a la moral pública: su desenfreno y goce. Es el retrato humanoque algunos festejan desde una cómoda posición, usando para su provecho la marginalidad, la transgresión y el horror de la locura. ¿Qué les atrae de Gómez Jattin? Tal vez su acto blasfemo y ultrajante que les causa placer, la desmesura de los temas que producen fuertes reacciones emotivas. Se utiliza un personaje muy cerca del antihéroe, del antagonista y su tragedia, sus terribles conflictosinternos: risa y horror, obscenidad y violencia. Más cuando los momentos de creación artística eran opacados por su enfermedad, trasmitiendo únicamente lo caótico, lo informe, lo no resuelto, porque la forma, según Carlos Eduardo Peláez, es definitivamente la reconciliación del ser y el no ser, la creación que ostenta el tiempo. El ser es lo que identifica, y el no ser aquello que destruye. A RaúlGómez lo devoró la tiniebla, su afán del no diálogo, la cerrazón de una individualidad sin identidad en los demás, una especie de incomunicación extensional que no fragmenta el yo, no lo desdobla, huyendo de la ontología fragmentada, del diálogo posible con el otro; o sea, de la instauración de una polifonía irreprochable, yendo más allá del afán narcisista y ególatra.

La experiencia de Gómez...
tracking img