Paridad en lo domestico

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 43 (10721 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 7 de octubre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
LOS VARONES HACIA LA PARIDAD EN LO DOMÉSTICO
- discursos sociales y prácticas masculinas -
©2000. Luis Bonino Méndez

Las mujeres, en este comienzo de siglo, están cada vez más firmemente y en todos los ámbitos luchando por disminuir la desigualdad que sufren en relación a los varones en todo el tejido social. El cuestionamiento de la hegemonía del poder masculino y el fortalecimiento desus derechos como personas/ciudadanas son parte de esta lucha, que desafía los modelos tradicionales de relación entre mujeres y varones. No sólo las mujeres, solas o agrupadas, sino también los Estados modernos están implicándose activamente en la lucha contra la desigualdad femenina. En el caso específico de Europa, el interés político en conseguir igualdad entre mujeres y varones es cada vez másrelevante, y términos tales como reparto de responsabilidades, corresponsabilización, conciliación de la vida familiar o laboral, nuevos pactos, o democracia paritaria son cada vez más utilizados para expresar esa voluntad de logro de igualdad. Muchas leyes con este objetivo han sido dictadas por los parlamentos europeos, que han sido sensibles a los reclamos de las mujeres. Sabemos que las leyesno bastan. Entre la igualdad formal y la real existe todavía una gran distancia que sólo podrá cerrase si todos los actores sociales nos comprometemos con la igualdad. Pese a esta necesidad, lo que actualmente se observa es que quienes plantean con fuerza la necesidad y el deseo de ejercer la igualdad y acceder a la paridad en todos los ámbitos es decir, compartir las responsabilidades familiares,el trabajo, el ocio y el poder son casi unánimemente las mujeres. No cabe duda que los varones escuchamos estos planteos. Pero, ¿qué decimos y qué hacemos frente a ellos? ¿Qué posición estamos adoptando individual y grupalmente frente a las nuevas mujeres que no se resignan a ser el segundo sexo ni a ser ciudadanas de segunda? ¿Estamos dispuestos honestamente a ese compartir, practicando lademocracia en lo cotidiano? (Simón Rodríguez, 1999). Mas allá de votar leyes y presupuestos, o ser portavoces en las instituciones públicas que reclaman igualdad ¿cuántos de nosotros nos sentimos implicados personalmente en la lucha por la igualdad? ¿Nos interesa? ¿Estamos dispuestos, mas allá de las buenas intenciones, a ser igualitarios con todas las consecuencias que esto implica? Es mi impresiónque estas preguntas suelen ser poco enunciadas en el debate público y poco en lo privado, y sin embargo no podemos dejarlas de lado, a menos que creamos que el problema de la igualdad es sólo un problema de las mujeres. Dadas las numerosas cuestiones que plantean, en este artículo las tomaré como base para reflexionar sobre uno de los espacios en que la igualdad con las mujeres se juegacotidianamente: el espacio doméstico tal cual está diseñado en la familia tradicional‖, en la que los varones están como pareja, hijos o padres. Procuraré específicamente analizar la participación masculina en ese ámbito, los discursos psicosociales acerca de esa participación y los factores que provocan el actual estado de cosas. Y lo haré desde mi lugar de sujeto no neutro, sino varón, de clase media,psicoterapeuta, profeminista, estudioso de la masculinidad y sus avatares, integrante de un núcleo familiar tradicional‖ (mujer/varón adultos, e hij@s) y residente en un país de los llamados del ―primer mundo‖ –España, todo lo cual enmarca por supuesto mi pensamiento y mi mirada sobre la temática a desarrollar.
VARONES Y MUNDO DOMÉSTICO
Prácticas masculinas en lo doméstico
En el ámbitodoméstico, el actual avance femenino hacia la igualdad está representado principalmente por dos acciones: la primera, el abandono de la dedicación total del tiempo propio a la familia al decidir entrar al mundo del trabajo remunerado, las actividades de tiempo libre y la política, y la segunda, el reclamo a los varones de corresponsabilización en el trabajo doméstico. Y los varones, ¿cómo responden a...
tracking img