Seda

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 4 (816 palabras )
  • Descarga(s) : 4
  • Publicado : 14 de febrero de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Insitito Tecnológico Rooselvet

Lectura expresión oral y escrita

Samuel Anaya Salazar

Pamela Cruz Villegas

2 de noviembre del 2009

Seda

Lo llevaron hasta una de lasultimas casas, del pueblo en lo alto, al abrigo del bosque cinco sirvientes lo estaban esperando les confió su equipaje y salio a la galería. En el extremo opuesto del pueblo se distinguía en parte elpalacio de Hara Kei. Herve Joncour permaneció observándolos como si no hubiera nada mas desde allí hasta el horizonte así pudo ver el cielo sobre el palacio cientos de pájaros como si fuera unestallido de la tierra pájaros de todo tipo desorientados, huyendo hacia cualquier parte enloquecidos cantando y gritando .Herve Joncour sonrió . el pueblo empezó a bullir como un hormiguero enloquecidotodos corrían y gritaban miraban arriba y perseguían aquellos pájaros en fuga. Herve joncour salio de su casa y descendió por la aldea caminado lentamente y mirando hacia delante con una Calmainfinita nadie parecía verlo y nada parecía ver el. herve joncour no miro a su alrededor simplemente siguió caminando y solo se paro cuando estuvo frente a ella. Cuando se escucho la voz de hara kei sedbienvenido mi amigo francés herve joncour no respondió. Hara kei lo miro a los ojos y apaciblemente le dijo venid conmigo.

Aquella noche Hara Kei invito a Herve Joncour a su casa. Había algunoshombres de la aldea y mujeres vestidas con gran elegancia con el rostro pintado de blanco y colores chillones. Hara Kei estaba sentado en el lugar de honor, vestido de oscuro con los pies descalzos.herve Joncor se hallaba en el extremo opuesto de la habitación: estaba asediado por el perfume dulzor de las mujeres y sonreía con embarazo a los hombres que le contaban mil historias que el no entendía.Herve Joncour vagabundeo por la aldea respirando el aire fresco de la noche y perdiendo entre los callejones que recorrían la ladera colina. Herve Joncourno había visto nunca aquella muchacha ni...
tracking img