Trabajos practocos

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 27 (6541 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 13 de agosto de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
[pic]

Mi antología esta en hecha en base a los cuentos clásicos, ya que me sentí muy identificada en la época de mi niñez. Hoy tengo 20 años de edad y muchos de los cuentos maravillosos y tradicionales, han ido pasando a través del tiempo, de boca en boca, y de muchos de ellos se desconoce el verdadero autor.
“La literatura no reconoce ninguna ley, ninguna norma, ningún valor. La literatura,como lo demoniaco, solo se define negativamente, pronunciando una y otra vez su ‘non serviam’. Tratando, desde luego, de la condición humana, y de a acción humana, ofrece tanto lo hermoso como lo monstruoso, tanto lo justo como lo injusto, tanto lo virtuoso como lo perverso. Y no se somete, al menos en principio, a ninguna servidumbre. Ni siquiera moral. La experiencia de la literatura es extrañaa la moral, escapa a la moral, y no se somete, sin violencia, a su soberanía”.Jorge Larrosa. (IMAGINARIA Nº118/LECTURAS/24 de Mayo de 2006. La literatura al servicio de los valores, o como conjurar el peligro de la literatura por Marcela Carranza).

[pic]

La bella y la bestia

Érase una vez... un mercader que, antes de partir para un largo viaje de negocios, llamó a sus tres hijas parapreguntarles qué querían que les trajera a cada una como regalo.

La primera pidió un vestido de brocado, la segunda un collar de perlas y la tercera, que se llamaba Bella y era la más gentil, le dijo a su padre: "Me bastará una rosa cortada con tus manos."

El mercader partió y, una vez ultimados sus asuntos, se dispuso a volver cuando una tormenta le pilló desprevenido.

El viento soplabagélido y su caballo avanzaba fatigosamente. Muerto de cansancio y de frío, el mercader de improviso vió brillar una luz en medio del bosque. A medida que se acercaba a ella, se dio cuenta que estaba llegando a un castillo iluminado. "Confío en que puedan ofrecerme hospitalidad", dijo para sí esperanzado.

Pero al llegar junto a la entrada, se dio cuenta de que la puerta estaba entreabierta y, pormás que llamó, nadie acudió a recibirlo. Entró decidido y siguió llamando. En el salón principal había una mesa iluminada con dos candelabros y llena de ricos manjares dispuestos para la cena.

El mercader, tras meditarlo durante un rato, decidió sentarse a la mesa; con el hambre que tenía consumió en breve tiempo una suculenta cena. Después, todavía intrigado, subió al piso superior.

A uno yotro lado de un pasillo larguísimo, asomaban salones y habitaciones maravillosos. En la primera de estas habitaciones chisporroteaba alegremente una lumbre y había una cama mullida que invitaba al descanso. Era tarde y el mercader se dejó tentar; se echó sobre la cama y quedó dormido profundamente.

Al despertar por la mañana, una mano desconocida había depositado a su lado una bandeja de platacon una cafetera humeante y fruta. El mercader desayunó y, después de asearse un poco, bajó para darle las gracias a quien generosamente lo había hospedado.

Pero al igual que la noche anterior, no encontró a nadie y, agitando la cabeza ante tan extraña situación, se dirigió al jardín en busca de su caballo que había dejado atado a un árbol, cuando un hermoso rosal atrajo su atención. Se acordóentonces de la promesa hecha a Bella, e inclinándose cortó una rosa

Inesperadamente, de entre la espesura del rosal, apareció una bestia horrenda que iba vestida con un bellísimo atuendo; con voz profunda y terrible le amenazó: " ¡Desagradecido! Te he dado hospitalidad, has comido en mi mesa y dormido en mi cama y, en señal de agradecimiento, ¿vas y robas mis rosas preferidas? ¡Te mataré por tufalta de consideración!"

El mercader, aterrorizado, se arrodilló temblando ante la fiera: ¡Perdóname! ¡Perdóname la vida! Haré lo que me pidas! ¡La rosa era para mi hija Bella, a la que prometí llevársela de mi viaje!"
La bestia retiró su garra del desventurado. “Te dejaré marchar con la condición de que me traigas a tu hija."

El mercader, asustado, prometió obedecerle y cumplir su...
tracking img