Uibr

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 817 (204172 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 30 de enero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
Oh, la tormenta engendrada a la carrera, el grito agudo de la muerte y el golpe que alcanza la vena, la hermita que nadie puede derribar, la culpa, la maldición que ningún hombre puede soportar. Pero hay una cura en su casa, Y no fuera de ella, no, no de ningún otro excepto de ellos. su binody disputa. Os cantamos, dioses oscuros bajo la tierra. Ahora oid, vosotros, poderes subterráneosextasiados responded a la llamada, enviad ayuda. Bendecid a los niños, dadles el triunfo ahora. Aeschylus, The Libation Bearer

La muerte atraviesa el mundo, como los amigos los mares; viven en otro presente, ese amor y esa vida que son omnipresentes. En este divino cristal, se miran cara a cara; y su conversación es libre, al igual que pura. Este es el consuelo de los amigos, que puede que se diga quehan muerto, pero para sus amistades y para la sociedad están, en el mejor de los sentidos, siempre presentes, porque son inmortales. William Penn, More Fruits of Solitude

La dedicatoria de este libro se divide en siete partes para Neil, para Jessica, para David, para Kenzie, para Di, para Anne, y para ti. si te has quedado junto a Harry hasta el mismísimo FINAL

HARRY POTTER Y LAS RELIQUIASDE LA MUERTE

Capítulo 1 EL ASCENSO DEL SEÑOR OSCURO Los dos hombres aparecieron de la nada, separados unos metros de distancia, en un sendero angosto, iluminado por la luna. Se quedaron quietos durante un segundo, apuntándose con las varitas el uno al pecho del otro: luego, cuando se reconocieron, las guardaron bajo sus capas y se pusieron a caminar, uno al lado del otro, en la misma dirección.- ¿Alguna novedad?-preguntó el más alto de los dos. -La mejor.-respondió Snape. El sendero estaba bordeado, a la izquierda, por matorrales silvestres de crecimiento lento, y a la derecha con un seto alto y pulcramente recortado. Las largas capas de los dos hombres ondeaban alrededor de sus tobillos mientras caminaban. -Aunque podría ser tarde, -dijo Yaxley. Sus fofos rasgos aparecían ydesaparecían cuando las ramas colgantes de los árboles interrumpían la luz de la luna-. Fue algo más incierto de lo que pensaba, pero espero que esté satisfecho. Pareces confiar en que te recibirá bien. Snape asintió, pero no se explicó. Giraron a la derecha, por un amplio camino de acceso en el que desembocaba el sendero. El alto seto se curvaba alejándose de ellos, extendiéndose en la distancia más allá dela impresionante verja de hierro que interrumpía su camino. Ninguno de ellos dio un paso; en silencio, ambos alzaron su brazo izquierdo, en una especie de saludo, y pasaron a través del metal oscuro como si fuera de humo. Los setos de tejo amortiguaban el sonido de sus pasos. Se oyó un susurró en algún lugar a su derecha; Yaxley sacó la varita, comprobando que no era más que un pavo real blanco,pavoneándose majestuosamente en lo alto del seto. -Lucius siempre se lo tuvo muy creído. Pavos reales... -Yaxley metió su varita otra vez bajo la capa con un resoplido. Una hermosa casa solariega surgió en la oscuridad al final del recto camino, con luces destellando en las ventanas con forma de diamante del piso inferior. En algún lugar del oscuro jardín, más allá del seto, funcionaba una fuente.La grava crujió bajo sus pies cuando Snape y Yaxley se apresuraron hacia la puerta principal, que se abrió hacia adentro al acercarse, aunque no había nadie visible que la abriera. El vestíbulo era grande, pobremente iluminado, y suntuosamente decorado, con una magnífica alfombra que cubría la mayor parte del suelo de piedra. Los ojos de los pálidos retratos que colgaban en las paredes seguían aSnape y Yaxley mientras los pasaban a grandes zancadas. Los dos hombres se detuvieron ante una pesada puerta de madera que conducía a la siguiente habitación, dudando durante un latido de corazón. Entonces Snape giró la manilla de bronce. El estudio estaba lleno de gente silenciosa, sentada a lo largo de una mesa ornamentada. El mobiliario de la habitación había sido empujado descuidadamente...
tracking img