Capítulo

Páginas: 45 (11120 palabras) Publicado: 16 de febrero de 2016
Capítulo 14
Súbditos terrestres del reino de Dios
EN EL año señalado de 1914 E.C., según cálculos, la población del mundo pasaba por mucho de mil millones personas. Aquella cantidad estaba creciendo, y llegaba la cifra de 1.859.892.000 habitantes para el año 1920, pesar de los muchos millones de personas que murieron debido a la I Guerra Mundial y la influenza o gripe española. Esta poblacióndel mundo estaba fragmentada en muchas naciones e imperios, y en 1914 el mayor imperio era el Imperio Británico, que abarcaba la cuarta parte de la superficie de la Tierra y la cuarta parte de la población del mundo. Pero había otros imperios entonces, tales como el Imperio Turco, el Imperio Chino, el Imperio Holandés, Imperio Francés, el Imperio Alemán, el Imperio Austro-Húngaro, y el ImperioPortugués. Estas naciones e imperios presentaban una vista impresionante en el escenario mundial, pero ¿cómo las veía el Dueño de la Tierra, el Gran Creador, el Dios Altísimo? ¿Puede él inspeccionarlas a todas con un solo movimiento amplio de sus ojos? Ensalzando la aptitud sobrehumana del Creador, el profeta Isaías dice:
2 “¿Quién ha tomado las proporciones del espíritu de Jehová, y quién como suhombre de consejo puede hacerle saber algo? ¿Con quién consultó para que se le hiciera entender, o quién le instruye en la senda de justicia, o le enseña conocimiento, o le hace conocer el mismísimo camino del verdadero entendimiento? ¡Mira! Las naciones son como una gota de un cubo; y como la capa tenue de polvo en la balanza han sido estimadas. . . . Hay Uno que mora por encima del círculo de latierra, los moradores de la cual son como saltamontes.”—Isaías 40:13-15, 22.
3 Lógicamente, pues, es muy sencillo para Dios el Creador juntar todas las naciones delante de él y juzgarlas y ejecutar sentencia en ellas. De igual manera, al poderoso Hijo de Dios, Jesucristo, a quien Jehová ha nombrado para que obre como su Juez Diputado, le es cosa fácil hacer esto. (Hechos 17:31) El Hijo de Dios mismopredijo en su parábola de las ovejas y las cabras que él haría esta misma cosa al tiempo debido. Con esta parábola el apóstol Mateo termina la profecía que el Señor Jesucristo pronunció en el monte de los Olivos acerca de la “señal” de su presencia (parousía) y la “conclusión del sistema de cosas.” (Mateo 24:3) En la parábola inmediatamente anterior a ésta, a saber, la parábola de los “talentos,”el Señor Jesús ilustró que los discípulos fieles que reinarían con él en su reino celestial tenían que trabajar mientras estuvieran aquí en la Tierra para que hubiera aumento en los “bienes” de él. Muy apropiadamente, pues, en la subsiguiente parábola él ilustra lo que se requiere de los que hoy viven que han de llegar a ser súbditos de su reino celestial. Él comienza la parábola diciendo:
4“Cuando el Hijo del hombre llegue en su gloria, y todos los ángeles con él, entonces se sentará sobre su glorioso trono. Y todas las naciones serán juntadas delante de él, y separará a la gente unos de otros, así como el pastor separa las ovejas de las cabras. Y pondrá las ovejas a su derecha, pero las cabras a su izquierda.”—Mateo 25:31-33.
5 Antes de esta parábola, Jesús ya había aludido siete veces así mismo llamándose “el Hijo del hombre.” (Mateo 24:27, 30, 37, 39, 44; 25:13 Mod) Puesto que esta designación se usaba con relación al Reino mesiánico, era muy apropiado que se usara aquí. El uso de ella aquí recordaba la profecía de Daniel 7:9, 10, 13, 14, donde leemos:
6 “Se colocaron tronos y el Anciano de Días se sentó. . . . Había mil millares que seguían ministrándole, y diez mil veces diezmil que seguían de pie directamente delante de él. El Tribunal tomó asiento, y hubo libros que se abrieron. Seguí contemplando en las visiones de la noche, y, ¡pues vea! con las nubes de los cielos sucedía que venía alguien como un hijo del hombre; y al Anciano de Días obtuvo acceso, y lo presentaron cerca, aun delante, de Aquél. Y a él fueron dados gobernación y dignidad y reino, para que...
Leer documento completo

Regístrate para leer el documento completo.

Estos documentos también te pueden resultar útiles

  • Capitulo
  • capitulos
  • Capitulo
  • capitulo uno
  • capitulos
  • capitulo
  • Capitulos
  • capitulo

Conviértase en miembro formal de Buenas Tareas

INSCRÍBETE - ES GRATIS