143 Dpr 356- el pueblo de puerto rico, vs. josé a. miranda alvarado

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 7 (1516 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 29 de noviembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
143 DPR 356- El Pueblo de Puerto Rico, vs. José A. Miranda Alvarado

INTRODUCCION

En esta jurisprudencia se ve claramente la violación de los derechos del ser humano según lo establece nuestra Constitución. La sección 10 del artículo II de la Constitución del Estado Libre Asociado, consagra la protección del individuo y sus pertenencias contra registros y allanamientos irrazonables. Estederecho que tiene todo ser humano como único se puede romper, es bajo el consentimiento de la persona. Si la persona da el consentimiento o el permiso para entrar a la residencia sin una orden, cualquier agente puede proceder a entrar y realizar el allanamiento. También el agente podrá considerar entrar a una residencia sin orden alguna, si un tercero que tenga autoridad sobre dicha residencia da elconsentimiento. Cabe recalcar que dicho consentimiento no debe de ser bajo la fuerza ni la intimidación. En este caso se puede notar con claridad que los procedimientos utilizados para proceder con el allanamiento no fueron los correctos. El agente a cargo de la investigación tenía motivo fundado y la información suficiente para pedir una orden y no lo hizo. A continuación se expondrán las fallasde este caso.


143 DPR 356- El Pueblo de Puerto Rico, vs. José A. Miranda Alvarado

Juez:
José A. Andréu García, Juez Presidente
Hechos:
El 8 de marzo del 1995 los Almacenes Coquí en Gurabo fueron escalados. Como parte de la investigación el agente Luis A. Torres González entrevistó al propietario de dicho negocio quien le informó que conocía de un posible sospechoso puesvarias personas le habían indicado que de la residencia de éste sacaban mercancía con la etiqueta del establecimiento. Identificó al sospechoso como un sujeto apodado "El Borrachito" quien resultó ser el aquí peticionario. Según la declaración de Torres González, en horas de la mañana se dirigió acompañado del agente Figueroa hacia la residencia del acusado pues a pesar de que la información hacíareferencia a un sobrenombre, él conocía el verdadero y además sabía donde vivía. Una vez allí tocó a la puerta de la cocina, salió el acusado y acto seguido una mujer. El agente les informó a ambos que estaba investigando un escalamiento y solicitó permiso para entrar a la casa. El acusado se negó expresamente impidiéndole la entrada y le dijo que ella no tenía nada que ver con los hechos. El agentecontinuó insistiendo con ella y ésta alegadamente lo autorizó a entrar. Al lograr acceso al interior observó en uno de los dormitorios varias cajas que contenían ropa y otros artículos marcados con la etiqueta de los almacenes. Acto seguido arrestó a la pareja, recogió la mercancía y los llevó al cuartel donde por primera vez le entregó al arrestado una hoja de papel conteniendo las advertenciaslegales. Transcurrida una hora el aquí peticionario escribió un párrafo al dorso del documento aceptando la comisión de los hechos.

Durante el contrainterrogatorio, Torres González admitió que a pesar de conocer con anticipación el nombre del acusado, que éste era el único sospechoso y que buscaba determinada mercancía, no gestionó previamente una orden de registro y allanamiento.Aceptó que al momento de la intervención desconocía que una mujer estuviese viviendo allí y reconoció que en el informe de arresto no consignó que ella le permitiera entrar a la residencia. A preguntas del magistrado declaró que tanto él como el agente Figueroa estaban armados y que el arma de éste último se encontraba visible. Por último, declaró la Sra. Vanessa Rodríguez Rivera, quien testificóque durante los días 7 al 9 de marzo del 1995 convivió con el acusado en la residencia de éste. En su testimonio narró que al abrir la puerta los policías "entraron a la casa y le informaron que habían recibido una llamada de que habían escalado. Que al abrir la puerta el agente Figueroa se metió por allí pa' dentro." Admitió que en una declaración jurada previa dijo que los policías pidieron...
tracking img