Abel quezada rueda

Abel Quezada Rueda y sus paisajes emocionales Por: Juan Carlos Aguilar García |
Culturas Domingo 21 de Enero de 2007 | Hora de publicación: 02:13  
 
Abel Quezada Rueda (1952) ama la pintura, piensa todos los días en ella, aunque no siempre puede encerrarse a dar pinceladas. Menciona que es algo así como una obsesión y, aunque no lo dice, es evidente que no quiere curarse. Es algo quedisfruta, que vive con cada trazo...

Así lo demuestra en Obra reciente, su nueva exposición presentada en la Galería de Arte Mexicano, en la que exhibe 34 pinturas de pequeño y mediano formato, con la que retoma su gusto por el paisaje, que dejó muy en claro desde 1981, cuando presentó su primera exposición en este mismo espacio.

“La muestra se concibió como un proceso de estudio personal,analizando mi trabajo anterior y retomando el paisaje”, dice Quezada Rueda, hijo del emblemático caricaturista Abel Quezada.

“Todos los cuadros están relacionados con paisajes que son muy cercanos a mí, como una interpretación de las impresiones de algunos lugares en los que he estado”, menciona Quezada con un tono nostálgico, como quien quisiera escapar a una etapa ya vivida.

“Se trata deTamaulipas y Valle de Bravo. Son lugares con los cuales llevo una relación muy íntima; los he vivido. Porque todos estos paisajes más que un interés físico tienen un interés emocional. Así, los cuadros son producto de la observación, pero también de haberme relacionado con ellos”.

En su obra se ve un trazo delicado, suave, que no se concentra demasiado en los detalles. No es lo que busca. Más bien,desea crear un sentimiento en el espectador, un estado de ánimo. Él mismo explica:

“Hay algo de desolación en mi pintura y de exploración, de ver cómo plasmas un momento irrepetible en una pintura. Fuera de la fotografía, es un proceso muy difícil de realizar. Te puedes apoyar en un bosquejo, pero necesariamente lo vas a tener que cambiar. La experiencia que tuviste con el paisaje al final no esigual a como queda plasmada en el cuadro”, explica Quezada Rueda, quien fuera Consejero para Asuntos Culturales de la embajada de México en Canadá.

“Lo interesante de la pintura es que se va transformando desde la primera pincelada hasta que lo concluyes; no hay un control absoluto de la obra. Sí tienes una idea de lo que quieres hacer, pero en realidad el cuadro te va dictando muchas cosas, ytú, en tanto, vas jugando con ese proceso”.

Influencia

Sobre sus inicios en la pintura, menciona que su primera influencia fue su abuelo materno, quien también motivó a su padre para que se dedicara a la pintura en los últimos años de vida.

"Curiosamente, casi empezamos a pintar al mismo tiempo. Mi padre lo hizo a principios de los setenta, un poco después inicié yo. Recuerdo que una vez memetí a un cuarto de la casa y comencé a pintar un cuadro sin que nadie me viera. Así empezó todo.

"Años después mi padre y yo comenzamos una relación como compañeros de pintura. Nos prestábamos óleos y pinceles; era un especie de complicidad familiar".

—Tu padre decía que la pintura era lo más cercano que existe a la felicidad. ¿Tú que dices?

—Comparto esa opinión. De hecho, me gustamucho citar esas palabras. Creo que así es.

(1920 – 1991) Caricaturista. Colaboró en numerosas publicaciones mexicanas, entre ellas Ovaciones, Cine Mundial, Últimas noticias, Excélsior (1956-76 y 1989) y Novedades (1976-89). Fue colaborador del diario La Jornada y de las revistas estodounidenses The New Yorker y The New York Times Magazine. Ilustró algunas publicaciones de la Secretaría de ObrasPúblicas, produjo para Canal 4 el programa Rayo veloz, y durante seis días fue director del Canal 13 (diciembre 1976). Expuso por primera vez su pintura en 1985 en el MAM de la ciudad de México. Autor de El mejor de los mundos posibles, Nosotros los hombres verdes, El cazador de musas, Antes y después de Gardenia Davis, Petróleos Mexicanos, Una historia de dos murales, publicado póstumamente. En...
tracking img