Al discreto lector

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 3 (584 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 18 de febrero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
AL DISCRETO LECTOR

Se promulgó hace unos años en Roma un edicto saludable, que saliendo al paso de algunos peligrosos escándalos de la edad presente, imponía oportuno silencio a la opiniónpitagórica de la movilidad de la Tierra. No faltó quien temerariamente aseguró que ese decreto provenía no de un examen atento, sino de una pasión poco informada, y se oyeron también voces que afirmaban que,consultores totalmente ajenos a las observaciones astronómicas, no debían, con esa prohibición repentina, cortar las alas a las mentes especulativas. No pude callar al oír la temeridad de tanlamentables hechos. Consideré oportuno, como perfecto conocedor de aquella prudentísima determinación, aparecer públicamente en el teatro del mundo, como testimonio de sincera verdad. Me encontraba porentonces en Roma; obtuve no sólo audiencia, sino también el aplauso de los más eminentes prelados de aquella Corte; y no sin mediar alguna previa información mía, apareció tal decreto. Por tanto, es miintención en el presente trabajo, mostrar a las naciones extranjeras que sobre esta materia se sabe tanto en Italia y particularmente en Roma, cuanto jamás haya podido imaginar la escrupulosa menteultramontana; y, recogiendo todas las especulaciones referentes al sistema copernicano, hacer saber que el conocimiento de todas ellas precedió al decreto en la censura romana; y que en esta disposición yen este clima salen no sólo los dogmas para la salud del alma, sino también ingeniosos hallazgos para delicia de las mentes.

Con este fin, he tomado en el discurso la posición copernicana,procediendo en pura hipótesis matemática, e intentando por cualquier camino ingenioso presentarla como superior, no a esa otra que habla del reposo absoluto de la Tierra, sino como quien se defiende de algunosque, de profesión peripatéticos, tienen de ello sólo el nombre, contentándose, sin pesar, con adorar las sombras y no filosofando según su propio criterio, sino con la sola recitación de cuatro...
tracking img