Alejandro jodorowsky el barrendero y el diamante..

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 3 (674 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 12 de diciembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Un día, un barrendero de Alejandría encontró, mientras limpiaba una acera, una magnifica piedra preciosa. Pensó maravillado:

-¿Será un diamante? Iré a ver al joyero para que la examine.
Sedirigió al punto a ver al experto. Éste le dijo:

-Es, efectivamente un diamante. El problema es que aquí nadie podrá decirte su valor. Para saberlo tendrás que ir a Inglaterra.
-¡A Inglaterra! –respondióel barrendero atónito. –Pero como puedo ir yo allí?
-¡Espabílate!
El hombre vendió todo cuanto tenía, fue a ver a un pirata que poseía una nave y le dijo:

-No tengo más que este diamante… Y espreciso que valla a Inglaterra para que me lo valoren. Te pagaré una vez allí, cuando la haya vendido.
El pirata aceptó. Ordenó a la tripulación que le dieran el mejor camarote y rodeó de respeto a sunuevo viajero, pues se trataba de un hombre rico.
El viaje se desarrolló tranquilamente. Pero un buen día, tras haber comido, el barrendero se durmió en la mesa, con el diamante cerca de él.Durante su sueño, vino un miembro de la tripulación a limpiar el camarote. Cogió el mantel sin prestar atención y lo sacudió por encima de la borda… y el diamante desapareció junto con las migajas en elocéano…
Al despertar, el árabe se sintió morir. Se dio cuenta de que se hallaba en una situación extremadamente precaria, ya que no tenía nada con que pagar su viaje. Sabía lo que le esperaba. Se dijo:-¡Si me dejo vencer por el desánimo, mi muerte es segura!... Trataré de poner buena cara al mal tiempo y esperaré a ver que pasa.
Y esto es lo que hizo. Abandonó el camarote como si nada ocurrieray fingió una serenidad absoluta. El viaje siguió sin más problemas. Aunque no le llegaba la camisa al cuerpo, nuestro hombre no dejo transcurrir nada y el pirata se siguió mostrando tan respetuosocomo antes con él. Un buen día, este último le dijo:

-Tengo una cosa importante que preguntarle. Es usted un hombre poderoso. Siento por usted una gran admiración. Sabe que la nave va cargada de...
tracking img