Algo

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 4 (932 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 20 de diciembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
1
Los príncipes aqueos durmieron toda la noche, vencidos por plácido sueño,

mas no probó sus dulzuras el Atrida Agamemnón, pastor de hombres, porque en su mente revolvía muchas cosas.

Comoel esposo de Hera, la de hermosa cabellera, relampaguea cuando prepara una lluvia torrencial, el granizo o una nevada que cubra los campos, o quiere abrir en alguna parte la boca inmensa de la amargaguerra; así, tan frecuentemente, se escapaban del pecho de Agamemnón los suspiros, que salían de lo más hondo de su corazón, y le temblaban las entrañas. Cuando fijaba la vista en el campo teucro,pasmábanle las numerosas hogueras que ardían delante de Ilión, los sones de las flautas y zampoñas y el bullicio de la gente; mas cuando a las naves y al ejército aqueo la volvía, arrancábase furioso loscabellos, aliando los ojos a Zeus, que mora en lo alto, y su generoso corazón lanzaba grandes gemidos. Al fin, creyendo que la mejor resolución sería acudir a Néstor Nelida, el más ilustre de loshombres, por si entrambos hallaban un medio que librara de la desgracia a todos los dánaos, levantóse, vistió la túnica, calzó los blancos pies con hermosas sandalias, echóse una rojiza piel decorpulento y fogoso león que le llegaba hasta los pies, y asió la lanza.

25
También Menelao estaba poseído de terror y no conseguía que se posara el sueño en sus párpados, temiendo que les ocurriese algúnpercance a los aqueos que por él habían llegado a Troya, atravesando el vasto mar, y promovido tan audaz guerra. Cubrió sus anchas espaldas con la manchada piel de un leopardo, púsose luego el cascode bronce, y tomando en la robusta mano una lanza, fue a despertar a Agamemnón, que imperaba poderosamente sobre los argivos todos y era venerado por el pueblo como un dios. Hallóle junto a la popa desu nave, vistiendo la magnífica armadura. Grata le fue a éste su venida. Y Menelao, valiente en el combate habló el primero diciendo:

37
—¿Por qué, hermano querido, tomas las armas? ¿Acaso...
tracking img