Amphitrion

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 16 (3930 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 29 de octubre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Amphitryon de Ignacio Padilla
Historia y Ficción. Las reminiscencias borgeanas.

Este trabajo se propone analizar la relación entre la historia documentada y la historia ficcional, así como los procedimientos que conforman la singularidad de la novela Amphitryon de Ignacio Padilla[1], uno de los autores del Crack mexicano. Después de su lectura, el análisis de los procedimientos deescritura y sus matrices, surge la hipótesis del principio de incertidumbre que la historia ficcional elabora respecto de la “verdad” de los discursos de la Historia.
En la escritura de Amphitryon, profusa de procedimientos de repetición y multiplicación, pueden distinguirse dos matrices básicas, en relación de interdependencia: por un lado la matriz de la suplantación, que complica e incluye ladel doble; y por otro el sistema lógico del ajedrez. El sistema de la suplantación acarrea los motivos de Anfitrión, del Sujeto y el Otro, del individuo y la masificación, así como los motivos borgeanos del traidor y el héroe, del yo y el otro, de “un hombre es todos los hombres”, y del ajedrez.

El “Crack” mejicano
No son inocentes ni el tema: la Gran Guerra y la Segunda Guerra mundial,ni el lenguaje utilizados en Amphitryon. Ignacio Padilla es uno de los integrantes del de la llamada generación de los autores del “Crack”mexicano, junto a Jorge Volpi, Pedro Angel Palou, Eloy Urroz, Vicente Herasti y Ricardo Chaves, son algunos de los representantes más característicos, y su fin es el crack, la ruptura, es reinventar, es decir, copiar transgrediendo, ir hacia la reinterpretación yla ruptura conceptual con el pasado. Este movimiento se opone totalmente al Boom del ’60, a la literatura regional, al Realismo Mágico o Maravilloso, a la abundancia de los regionalismos y localismos, como si hubieran ya perdido el asombro ante ese pasado. Surge así una literatura que podríamos llamar “aséptica”, como si se hubieran “vacunado” contra esa “enfermedad”-valga la metáfora médica- queaún continúa en voces, por ejemplo, como la de Isabel Allende, Laura Esquivel, Ángeles Mastreta o la del mismo García Márquez.
Volviendo a la novela que nos ocupa: Amphitryom (“Premio Primavera de Novela, 2000”), consideramos que pertenece en su escritura a ese ‘inter- regno’ que conforma el estilo barroco/ clásico. Padilla -como Borges después del’40-, apela a un lenguaje sin marcasregionales, sin “color local”, el tema histórico no pertenece a México, y el resto de los temas son universales (como la guerra en sí, la identidad y el anonimato, la búsqueda de la verdad, la sobrevivencia, la muerte).
Pero mientras Borges suele generar un marco nacional desde el que se narra como en “La forma de la espada” (el lugar es Tacuarembó, el protagonista el Inglés de La Colorada, y elpersonaje, que pide hospedaje y enmarca la historia de Vicent Moon es el mismo Borges -¿o el otro?- como receptor), o en “La muerte y la brújula”, especie de adivinanza, cuya resolución es Buenos Aires, o aún cuando no hay marca subjetiva o local como en “El jardín y los senderos que se bifurcan”[2], se lo sigue reconociendo como autor argentino porque la marca es el lenguaje.
Ignacio Padilla,que aparece con su nombre en el Colofón, se alinea con una de las conclusiones de Borges en el ensayo “El escritor argentino y la tradición”[3], aquella en la que sostiene que “nuestra tradición es toda la cultura occidental”, y “nuestro patrimonio es el universo”, pero no lo hace en cuanto a la segunda: “o ser argentino es una fatalidad, y en ese caso lo seremos de cualquier modo, o serargentino es una mera afectación, una máscara”, por la que inferimos que es a través del lenguaje que aparece nuestra nacionalidad. En la novela de Padilla en cambio nos parece leer un lenguaje que podríamos confundir con cualquier traducción de un lenguaje extranjero, al menos en los primeros capítulos de su novela Amphitryon. Sería justamente en el capítulo IV, en el que la narración se torna más...
tracking img