Análisis de "on liberty" de j. s. mill

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 62 (15305 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 4 de marzo de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
Sobre la libertad en Sobre la libertad
Carlos Rodríguez Braun(

Este libro apoya la liberalización de las drogas, porque el Estado no tiene por qué impedir que los ciudadanos consuman cualquier sustancia por su cuenta y riesgo. Y ataca la educación pública generalizada, porque es una mera estratagema para moldear al pueblo de modo que todos acaben siendo iguales, cortados por el mismo patrónque complace al Gobierno. Afirma que si el poder político está centralizado, o si las carreteras, ferrocarriles, empresas, universidades y obras benéficas son del Estado, entonces el país podrá tener libertad de prensa y un parlamento popular, pero no será un país libre. Se opone a los derechos sociales, a la igualdad salarial y al proteccionismo arancelario. El autor, un destacado defensor de losderechos de las mujeres, fue enemigo de la esclavitud y advirtió de los riesgos que el socialismo podía plantear no sólo para el bienestar económico sino para algo mucho más importante: la libertad individual. Criticó a los enemigos del mercado y de la competencia, y fue enemigo de los impuestos progresivos, y en particular de todos los impuestos sobre los salarios; defendió la propiedad privadade los capitalistas y la libertad más completa para comprar y vender: la regla general debía ser el laissez faire, y alejarse de él era un mal. Creyó que la democracia podía ser opresiva y propuso que fuera severamente limitada de modo que no pudiese coartar la libertad; por ejemplo, recomendó que las personas que no pagasen impuestos no estuviesen representadas en el Parlamento. Publicado en1859, este libro es una defensa radical de la libertad de pensamiento, expresión y acción, cuya tesis se resume en estas breves líneas de su primer capítulo: “El único propósito por el que puede ejercitarse con pleno derecho el poder sobre cualquier integrante de una comunidad civilizada, contra su voluntad, es para impedir que dañe a otros”.
Se comprende que en la revista Punch el economista yfilósofo inglés John Stuart Mill fuera habitualmente caricaturizado junto a John Bright, el co-fundador con Richard Cobden de la liberal escuela de Manchester.[1] Se comprende que Milton Friedman haya colocado a Sobre la libertad en el segundo lugar entre sus libros liberales favoritos, después de La riqueza de las naciones de Adam Smith. Se comprende que Marx haya despreciado profundamente aMill. Sin embargo, esto dijo Ludwig von Mises:
Fue Mill, aunque parezca mentira, el mejor patrocinador del socialismo. Elaboró con dedicación y cariño cuantos argumentos a favor del mismo cabía y cabe estructurar. Comparados con Mill, todos los demás autores socialistas –incluidos Marx, Engels y Lassalle– apenas tienen importancia.[2]
Su colega y compatriota F.A Hayek coincide: Mill“probablemente llevó a más intelectuales hacia el socialismo que ninguna otra persona”.[3]
Así como la lengua, según observó Esopo, puede servir tanto para lo sublime como para lo abyecto, así la noción de libertad de Stuart Mill convive con ideas antiliberales, a veces profundamente hostiles a la libertad. Mill defendió la propiedad privada de los capitalistas, es verdad, pero no la de losterratenientes, asimetría que compartieron la mayoría de los liberales decimonónicos, y que abrió la puerta al intervencionismo de nuestro tiempo. Criticó el proteccionismo, pero lo admitió para “la industria naciente”. Defendió la competencia, pero le puso límites y adelantó ficciones intervencionistas actuales como la condena a la acumulación exagerada y la alabanza a un supuestamente idílico estadoestacionario. Criticó la educación estatal generalizada, pero admitió que el Estado obligase a la gente a estudiar. Defendió la libertad de las mujeres y los hombres, pero no para buscar su propio interés con preferencia al de los demás, ni para elegir la cantidad de hijos que podían tener, ni para decidir sobre su instrucción, ni para legarles bienes en herencia. Dijo que alejarse del laissez faire...
tracking img