Analisis literario de los gatos de ulthar

“Los gatos de Ulthar”

De H.P. Lovecraft

Análisis Literario: Cortés Alvear Citlaly

Análisis Literario

“Los gatos de Ulthar” de H.P Lovecraft

1. Argumento

Se dice que en Ulthar, que se encuentra más allá del río Skai, ningún hombre puede matar a un gato; porque es críptico, y cercano a aquellas cosas extrañas que el hombre no puede ver. Es el alma del antiguo Egipto, portadorde historias de ciudades olvidadas en Meroe y Ophir; pariente de los señores de la selva, y heredero de los secretos de la remota y siniestra África.

Un viejo campesino y su esposa, se deleitaban en atrapar y asesinar a los gatos de los vecinos. No se sabe por qué lo hacían, pero a partir de los ruidos que se escuchaban después de anochecer, varios lugareños imaginaban que la manera deasesinarlos era extremadamente peculiar. Los aldeanos no discutían estas cosas con el viejo y su mujer; debido a la expresión habitual de sus marchitos rostros, y porque su cabaña era tan pequeña y estaba oscuramente escondida bajo unos desparramados robles en un descuidado patio trasero. Cuando por algún inevitable descuido algún gato era perdido de vista, el perdedor se lamentaba impotente.Un día, una caravana de extraños peregrinos procedentes del Sur entró a las calles de Ulthar. Cuál era la tierra de estos peregrinos, nadie podía decirlo, eran diferentes a los otros vagabundos, entregados a extrañas oraciones y creencias. En esta caravana había un niño pequeño padres, sólo un gatito negro a quien cuidar. Menes, sonreía más frecuentemente de lo que lloraba, mientras jugaba consu gracioso gatito.
Durante la tercera mañana de estadía de los peregrinos, Menes no pudo encontrar a su gatito, ciertos aldeanos le contaron del viejo y su mujer, y de los ruidos escuchados por la noche. El estiró sus brazos hacia el sol y rezó en un idioma que ningún aldeano pudo entender, su atención se centró en el cielo y las formas extrañas que las nueves estaban asumiendo, todo eramuy peculiar, pues mientras el pequeño niño pronunciaba su petición, parecían formarse arriba las figuras sombrías y nebulosas de cosas exóticas.
Aquella noche los errantes dejaron Ulthar. Y los dueños de casa se preocuparon al darse cuenta de que en toda la villa no había ningún gato. Kranon el Anciano, el burgomaestre, juró que la gente siniestra se había llevado a los gatos como venganzapor la muerte del gatito de Menes. Pero Nith, el enjuto notario, declaró que el viejo campesino y su esposa eran probablemente los más sospechosos; Atal, el hijo del posadero, juró que había visto a todos los gatos de Ulthar al atardecer en aquel patio maldito bajo los árboles caminando en círculos lenta y solemnemente alrededor de la cabaña. Los aldeanos no supieron cuánto creer de un niño tanpequeño; y temían que el malvado par había hechizado a los gatos hacia su muerte, pero aún así su miedo para enfrentarlos era más grande.
Cuando la gente despertó al amanecer, cada gato estaba de vuelta en su acostumbrado fogón, brillantes, gordos y sonoros con ronroneante satisfacción. Kranon el Anciano insistió en que era la gente siniestra quien se los había llevado. La negativa de todoslos gatos a comer sus porciones de carne o a beber de sus platillos, durante dos días enteros, era extremadamente curiosa, solamente dormitaron ante el fuego o bajo el sol.
Los aldeanos notaron que, en la cabaña no se prendían luces al atardecer. Nith recalcó que nadie había visto al viejo y a su mujer desde la noche en que los gatos estuvieron fuera. El burgomaestre decidió vencer susmiedos y llamar a la silenciosa morada, cuando él y algunos testigos hubieron echado abajo la puerta, sólo encontraron: dos esqueletos humanos limpiamente descarnados sobre el suelo de tierra, y una variedad de singulares insectos.
Zath, el forense, discutió largamente con Nith, el enjuto notario; y Kranon y Shang y Thul fueron abrumados con preguntas del viejo campesino y su esposa, de la...
tracking img