Atila y los hunos

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 17 (4045 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 11 de enero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
LA CAÍDA DE ROMA. ATILA La entrada de los germanos en tierra del imperio no sobrevino de una vez ni violentamente. La causa principal del desplazamiento de los pueblos teutónicos, que es el movimiento de grandes masas de tribus mongolas hacia la Europa central, se ha considerado como un episodio secundario. Se habla de Atila y de los hunos como de otros bárbaros, acaso los peores, pero sindistinguirlos mucho de los de raza germánica, casi cristianizados y medio romanizados. Y, sin embargo, la ocupación por los hunos de la mayor parte de Europa es uno de los más extraordinarios sucesos de la Historia. Los hunos eran de raza turania, en períodos adormecida pero que se levanta en sacudida periódicas amenazando conquistar el mundo. Pertenecían a la misma raza que los tártaros y mongoles queacaudilló Gengis-Khan, y aun tal vez que los turcos de Bayaceto y Solimán; pero mientras los mongoles de Gengis-Khan se detuvieron al llegar al Mediterráneo y los turcos no pasaron de Viena, las hordas de tez amarilla, ojos oblicuos y pómulos salientes que seguían a Atila cruzaron por delante de París, llegaron hasta Orleáns, y de Italia se marcharon sin ser vencidas, acaso porque la tierraclásica, llena de ciudades y cultivos, no se prestaba a la vida nómada ni tenía pastos para sus caballos. Los primeros que sufrieron en Europa el choque de los hunos fueron los alanos, que vivían en las tierras que los griegos llamaron Escitia, al norte del mar Negro. Los alanos habitaban en tiendas y vivían aún bajo un régimen pastoril; aunque se habían mezclado mucho con los vecinos turanios, eranoriginalmente de raza aria como los germanos. Grupos numerosos de alanos se agregaron a las hordas de mongoles que llegaban del Asia. Los hunos avanzaban en hordas disgregadas, llevando gran impedimenta de carros, mujeres y rebaños, y obedeciendo sólo, en sus expediciones militares, a un jefe o monarca que difícilmente podríamos llamar rey. Cuando la presión de nuevas tribus recién llegadas se hizoirresistibles, las avanzadas de los hunos empezaron a hostigar a los más orientales de los pueblos germánicos, instalados en las llanuras al norte del Danubio; éstos eran los godos, divididos desde hacía mucho tiempo en las tres ramas de ostrogodos, visigodos y gépidos. Los ostrogodos trataron de combatir con los hunos, pero la terrible avalancha de gente amarilla era irresistible. Parte de losostrogodos accedió a pagar tributos a los hunos y sus jefes aparecen como consejeros de aquellos asiáticos, ejerciendo el mismo papel que los barones germánicos del Báltico desempeñaron siglos después en la corte de los zares rusos. La segunda rama de los godos, la que estaba instalada más al Norte y había tenido menos contacto con el Imperio romano, los gépidos, consintió también en pactar unaalianza con los hunos y los acompañó en sus campañas posteriores. Pero al llegar los hunos a las tierras de la tercera rama de los godos, los godos del Oeste, o westgots, que nosotros llamamos visigodos, éstos, al comprobar que la resistencia era imposible, en vez de ceder, como sus parientes los gépidos y los ostrogodos, prefirieron cruzar el Danubio y sumisamente se pusieron bajo la protección delImperio romano. Esto ocurría en 376, y el lugar por donde cruzaron la frontera los visigodos estaba sujeto a la autoridad del augusto de Constantinopla. Así pues, Valente, que era entonces emperador, aceptó la oferta que le hacían los visigodos de establecerse en una región inculta de la Tracia y vivir allí como aliados y súbditos del Imperio; pero con dos condiciones: la primera, que los visigodostenían que hacer entrega de sus armas. La segunda, que debían entregar sus hijos, para que fuesen repartidos por las diferentes ciudades del Asia y aprendiesen allí las maneras y costumbres de las gentes grecorromanas. El número de visigodos que cruzaron el Danubio está fijado en un millón de personas, de las cuales doscientas mil eran guerreros. La explotación indigna a que fueron sometidos los...
tracking img