Bernardo subercaseaux

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 24 (5998 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 9 de mayo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
CAMINOS INTERFERIDOS: DE LO POLÍTICO A LO CULTURAL REFLEXIONES SOBRE LA IDENTIDAD NACIONAL
Bernardo Subercaseaux

La discusión sobre identidad
Hay quienes distinguen el concepto de identidad nacional del concepto de identidad cultural. Nosotros, empero, los usaremos —tratándose en este caso del ámbito país— indistintamente, pues ellos coinciden, como veremos más adelante, con la ambigüedadque conlleva el concepto de nación. ¿Qué se entiende por identidad cultural? La visión más tradicional concibe a la identidad cultural de un país —o a la identidad nacional— como un conjunto de rasgos más o menos fijos, vinculados a cierta territorialidad, a la sangre y al origen, como una esencia más bien inmutable constituida en un pasado remoto, pero operante aún y para siempre. Se habla de unaidentidad cultural estable para diferenciarla de procesos identitarios transitorios o inestables, o de microidentidades (barrio, club deportivo, edad, etc.), también se habla de identidades sociales como la de determinado sector o clase y de identidades individuales, como la de género.
En la visión tradicional subyace una concepción esencialista en que el concepto de identidad tiene similitudescon el concepto de carácter, pero referido no a un individuo sino a un pueblo. En siquiatría o sicología cuando se habla del carácter de una persona determinada, se habla de estructura de personalidad, de aquellos rasgos que son una constante y que no cambian. Si un individuo tiene un carácter compulsivamente perfeccionista o melancólico, puede morigerar esas tendencias, pero ellas no desaparecerán,pues se trata de la base de su personalidad, una especie de código genético. Llevada a un extremo, esta visión más tradicional tiende a sustancializar la identidad, percibiendo negativamente toda alteración de la misma.
La identidad implicaría siempre continuidad y preservación de ciertos rasgos acrisolados en el pasado; se vería, por ende, continuamente amenazada por aquello que implicaruptura, pérdida de raíces, vale decir, por el cambio y la modernidad. Tras esta perspectiva subyace una visión de la cultura como un universo autónomo, con coherencia interna, como un sistema cerrado que se sustrae de la historicidad.
Aunque con distintos grados de moderación y sin caer en el extremo fundamentalista que hemos señalado, es esta visión más tradicional y estática la que ha primado en elsentido común y en la reflexión sobre identidad tanto en Chile como en América Latina. Ella está detrás cuando nos preguntamos, por ejemplo, por el ser chileno, o por la identidad del mexicano, o por el carácter argentino, preguntas que suponen la existencia de un paquete de rasgos fijos e inalterables, de una matriz única que implica necesariamente un nivel de abstracción, puesto que desatiende laheterogeneidad en los modos de ser y las múltiples y variadas expresiones de la vida social y cultural que se encuentran en un país.
En una versión distinta de esta postura, la identidad nacional se define no como una esencia inmutable, sino como un proceso histórico permanente de construcción y reconstrucción de la comunidad imaginada que es la nación; las alteraciones ocurridas en suselementos no implican entonces necesariamente que la identidad nacional o colectiva se haya perdido, sino más bien que ha cambiado. Las diferencias culturales no obedecerían por ende a esencias culturales inmóviles, sino a accidentes de ubicación e historia. Nada habría en las diferentes culturas humanas que sea o haya sido exclusiva u ontológicamente ‘propio’. Potencialmente, entonces —en la medida queno se puede fijar una demarcación irreductible entre ‘lo propio’ y lo ‘ajeno’— cada cultura es todas las culturas. Con esta perspectiva el concepto de identidad pierde su lastre ontológico y finito, convirtiéndose en una categoría en movimiento, en una dialéctica continua de la tradición y la novedad, de la coherencia y la dispersión, de lo propio y lo ajeno, de lo que se ha sido y de lo que...
tracking img