Boleros de cuba y yucatan

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 9 (2078 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 28 de enero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Boleros de Cuba y Yucatán

“En el tiempo de los años 40 y 50 era muy raro que en una manzana no hubieran dos o tres pianos. El peluquero, el mecánico, el profesional, el sastre: todos tocaban la guitarra, cantaban, componían”.

El músico que habla de su infancia podría estar describiendo las calles de Santiago de Cuba, en los tiempos de Compay Segundo, cuando la trova y sobre todo el boleroestaba en su apogeo. Sin embargo, quien habla es Alfredo Gamboa, trovador yucateco, y se refiere a las calles de Mérida, en donde vivía, cerca de un salón de baile a donde iba a escuchar a la Orquesta Anacaona y a Bienvenido Granda (anunciado en la radio local como “Bienvenido el Grande”) y otras orquestas cubanas que cruzaban el pedacito de mar Caribe para juntarse con su público yucateco.

Elbolero es parte de esta historia de ida y vuelta entre Cuba y Yucatán, del retorno continuo, de la creación musical paralela sin dejar huellas claras de quien fue el responsable original. Es historia pero también es el presente y este disco muestra que, tanto en Mérida como en Santiago de Cuba, existe una tradición muy vital de la trova hoy en día. Mientras que el bolero se transformódramáticamente tanto en La Habana como en la Ciudad de México desde los años cincuenta, en Santiago y en Yucatán mantiene mucho del sabor original de Miguel Matamoros y de Guty Cárdenas, entre otras figuras claves. Es este bolero tradicional, actual, lo que presentamos en este disco, junto con otros géneros de la trova de ambos países.

El bolero nació, de hecho, en Santiago de Cuba por ahí del 1885, cuandoJosé ‘Pepe’ Sánchez compuso ‘Tristezas’. Según Argeliers León -- el más grande de los musicólogos cubanos-- la música yucateca jugó “sin duda” un papel muy importante en el nacimiento del bolero cubano por “la mezcla de rasgueado y punteado,” que se introdujo a la isla a finales del siglo XlX como un nuevo estilo de acompañamiento en la guitarra.

Las semillas del bolero se encontraban enambos litorales: la opera italiana, las romanzas francesas, la canción napolitana, el ritmo ternario del vals lento. Dominaba el acompañamiento de dos guitarras y el canto de dos voces, por terceras y sextas. A esta combinación de estilos Cuba ponía de sus ritmos tradicionales, con la fuerte presencia afrocubana, mientras que en Yucatán ya existían – aparte de los mismos estilos europeos – la jarana,las coplas de las primeras bombas y el ánimo para absorber y apropiarse de los bambucos colombianos, las guarachas y las criollas cubanas. La criolla, un precursor del bolero, jugó un papel importante en la creación de la clave yucateca, género que sigue vital hoy en día. Se incluyen varias claves en este disco.

Los primeros boleros cubanos, los de Pepe Sánchez e importantemente los de SindoGaray, llegaron a Yucatán a finales del siglo XlX con las caravanas de artistas que viajaban entre las dos costas. En los años veinte, con la naciente industria discográfica y la radio, Guty Cárdenas, más que sus dos grandes contemporáneos Ricardo Palmerín y Pepe Sánchez, compuso boleros yucatecos y con éstos tuvo su fuerte influencia sobre los primeros boleros mexicanos de Agustín Lara. Losboleros del ‘Flaco de Oro’ tuvieron muy buena aceptación en Cuba y así, igual que el danzón, el bolero se naturalizó mexicano, sin perder su nacionalidad original.

Hoy en día es menos común que el bolero se toque espontáneamente, debajo de las ventanas de una casa. En Mérida, los trovadores se reúnen en la Plaza Grande para ofrecer sus melodías y el gobierno local reconoce su trabajo con medallas,presentaciones frecuentes, estatuas de bronce, un museo y patrocinando excelente investigación musical. En Santiago de Cuba, el gobierno ha reconocido el valor de los trovadores dándoles salarios y acondicionando una ‘Casa de la Trova,’ en donde escuché por primera vez a Eliades Ochoa, siempre un figurón de la trova santiaguera. Fue allí también que escuché una versión espléndida del bolero...
tracking img