Brad meltzer los pasadizos del poder

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 588 (146966 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 18 de diciembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
[pic]

BRAD MELTZER

LOS PASADIZOS

DEL PODER

Traducción de

Fernando González Corugedo

[pic]

Título original: The first counsel

© Forty-four Steps, Inc., 2001
© por la traducción, Fernando González Corugedo, 2001
© Editorial Planeta, S. A., 2001
Córsega, 273-279, 08008 Barcelona (España)
Diseño de la sobrecubierta: Compañía de DiseñoIlustración de la sobrecubierta: © Kim Steele/Photonica
Primera edición: setiembre de 2001
Depósito Legal: B. 31.223-2001
ISBN 84-08-03803-6
ISBN 0-446-52728-9 editor Warner Books Inc., perteneciente al grupo Time Warner Company, Nueva York, edición original
Composición: Fotocomposición Gama, S. L.
Impresión: A&M Gráfic, S. L.
Encuademación: Eurobinder, S. A.Printed in Spain - Impreso en España

Para Cori,
mi Primera Consejera, mi Primera Dama, mi Primer Amor

Y para mi hermana Barí
por no ser acusica cuando éramos pequeños,
y por leer siempre mi mente mientras crecemos
AGRADECIMIENTOSQuiero dar las gracias a las siguientes personas, cuyo cariño y apoyo nunca dejaron de inspirarme: como siempre, Cori, mi Primera Dama, que es una fuente inagotable de paciencia e inspiración, sobre todo porque yo continuamente arrastro a ambos hasta los límites de la cordura. Desde la construcción de la trama antes de empezar a escribir hasta la corrección definitiva, ella lo es todo en todomomento: amiga, confortadora, consejera, correctora, socia, amante, alma gemela. Te amo, C: si no fuera por ti, este libro no existiría y yo tampoco. Jill Kneerim, mi agente, por darme una de las amistades más gratificantes y amables que he conocido. De todo cuanto he tenido la fortuna de experimentar como escritor, una de las mejores recompensas fue encontrar a Jill; su fe ilimitada nos ayudapermanentemente a mantener la perspectiva de las cosas, y sin ella no estaríamos aquí. Elaine Rogers, cuya tremenda energía ha aportado una nueva acepción a la palabra «ímpetu». Sharon Silva-Lamberson, Stephanie Wilson, Nicole Linehan, Ellen O'Donnell, Hope Denekamp, Lindsey Shaw, Ike Wilson y a todos los demás de la Agencia Palmer & Dodge, que hacen funcionar la maquinaria y son unas de las personas másagradables que he conocido.

También quiero agradecer a mis padres que me hayan dado todo lo que ellos nunca tuvieron, que me hayan enseñado a guiarme con el corazón y a saber exactamente cuándo ser papá y mamá; los dos sois increíbles. Noah Kuttler, cuya paciencia inagotable influye en todo mi trabajo y cuya perspicacia me obliga a sacar lo mejor de mí. Ethan Kline, cuyas penetrantesobservaciones son de las primeras que siempre voy a buscar, y cuya amistad y confianza son simplemente extraordinarias (gracias por la más grande, E.). Matt y Susan Oshinsky, Joel Rose, Chris Weiss y Judd Winick siguen siendo unos cerebros que nunca querría perder; saben leer, reaccionar, sugerir y tenerme siempre riendo.

Dado que la Casa Blanca se ufana de su secretismo, debo un enormeagradecimiento a las siguientes personas que me permitieron fisgonear por allí: Steve Exclusivas Cohen, por... bueno... por ser «Exclusivo». Desde los intercambios de ideas sobre el argumento hasta la documentación y los detalles más insignificantes, Steve fue mi maestro de ceremonias; es osado e incisivo, y sin su instinto creador este libro no sería el mismo; muchas gracias, colega. Debi Mohile, cuyo ojoavizor me hizo ser sincero en (casi) cada página y cuyo gran sentido del humor siempre lo convirtió en un placer; nadie conoce la Casa Blanca como Debi; gracias por ponerte de mi parte. Mark Bernstein, una de las personas más agradables que hay, por enseñarme el resto del camino de primera mano y por recordarme el valor de los viejos amigos. Lanny Breuer, Chris Cerf, Jeff Connaughton, Vince Flynn,...
tracking img