Claude lévi-strauss raza y cultura

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 42 (10445 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 12 de septiembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Claude Lévi-Strauss
RAZA Y CULTURA

[Nota: la digitalización se ha realizado a partir de la edición Claude Lévi-Strauss, Raza y cultura, Altaya, Madrid, 1999, pp. 105-142.]

No le corresponde al etnólogo tratar de decir lo que es o no una raza, porque los especialistas de la antropología física, que lo vienen discutiendo desde hace casi dos siglos, jamás se han puesto de acuerdo, y nadaindica que estén hoy más cerca de hacerlo respecto a una respuesta sobre la cues-tión. Ellos nos enseñaron, recientemente, que la aparición de ho¬mínidos, por otra parte muy diferen-tes, se remonta a tres o cuatro millones de años o más; es decir, un pa¬sado tan lejano que jamás se sabrá lo suficiente como para decidir si los distintos tipos cuyos esqueletos se van encontrando fue-ron simplementepresas unos de otros o si en ellos existió también entrecruzamiento. Según ciertos antropólogos, la especie hu¬mana debió de dar nacimiento demasiado pronto a las subespecies dife-renciadas, entre las cuales se pro¬dujeron, en el curso de la prehistoria, intercambios y cruces de todas clases: la persistencia de algunos ras¬gos antiguos y la convergencia de otros recientes se habrían combinado paraobtener la diversidad que se observa hoy entre los hombres. Otros estiman, por el contrario, que el aislamiento genético de gru¬pos humanos apareció en una fecha mucho más re¬ciente, que fijan hacia el fin del pleistoceno. En ese caso, las diferencias observables no podrían haber resul-tado de las separaciones accidentales entre los rasgos desprovistos de valor adaptativo, capaces de mantenerseindefinidamente en las poblaciones ais¬ladas; más bien provendrían de diferencias locales entre los factores de selección. El término de raza, o cualquier otro término con el cual se quisiera susti¬tuirlo, designaría por lo tanto una población o un conjunto de poblaciones diferentes de otras por la mayor o menor frecuencia de ciertos genes.
En la primera hipótesis, el carácter de raza se pier¬de entiempos tan antiguos que es imposible conocer nada sobre ella. No se trata de una hipótesis científi¬ca, es decir, verificable aun indirecta-mente por sus consecuencias lejanas, sino de una afirmación cate¬górica con valor de axioma que podría considerarse absoluto; porque sin ella se estima imposible evaluar las diferencias actuales. Esa ya era la doctrina de Gobineau, a quien se le atribuyó lapaternidad del racis¬mo, aunque él tenía perfecta conciencia de que las razas no eran fenómenos observables. Las postulaba solamente como las condiciones previas de la diver¬sidad de las culturas históricas, que le parecía inex¬plicable de otro modo, reconociendo no obstante, que los pueblos que habían desarrollado esas cultu¬ras eran resulta-do de mezclas entre grupos humanos que, a su vez, habíansurgido de otras mezclas. El in¬tento de remitir las diferencias raciales a los orígenes nos priva, de hecho, de saber nada, y entonces es cuan-do se discute, en efecto, la diversidad de las cul¬turas en lugar de la diversidad de las razas.
En la segunda hipótesis se plantean otros proble¬mas. Por lo pronto, todas las dosificaciones ge-néti¬cas variables a las cuales se hace referencia común¬mentecuando se habla de razas corresponden a ca¬racteres bien visibles: talla, color de la piel, forma del cráneo, tipo de cabellera, etc. Suponiendo que esas variaciones fueran concordantes entre sí —lo que está lejos de ser cierto—, nada prueba que concuerden también con otras variaciones, compren¬diendo caracteres no inmediatamente per-ceptibles por medio de los sentidos. Sin embargo, unos no sonmenos reales que los otros, y es per-fectamente con¬cebible que los segundos tengan una o más distribu¬ciones geográficas totalmente diferentes de los pre¬cedentes y diferentes entre sí —de suerte que, se¬gún los caracteres conservados, podrían descubrirse «razas invisibles» dentro de las razas tradicionales— o que recuperasen las fron-teras ya inciertas que se les asigna. En segundo lugar, ya...
tracking img