Cuentos y leyendas panameñas

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas: 47 (11562 palabras)
  • Descarga(s): 0
  • Publicado: 7 de abril de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Las aventuras del sol
Por: Luisita Aguilera

Oba, la divinidad suprema de los cunas, vivía lleno de poder y de riquezas, allí en lo alto, en una casa de oro.
Galán y enamorado, gustaba por igual de todas las mujeres que lo rodeaban solícitas, deseosa cada una de encadenarlo eternamente.
Al fin cayó en los brazos de una hermosa muchacha que lo hizo padre de un robusto niño.
Creció elpequeño, hermoso y fuerte. Diariamente se le veía corretear por los jardines del palacio ante los ojos embelesados del Señor de los cielos, y los envidiosos de las mujeres que de buena gana le habrían hecho algún daño de no contenerlas el temor. Pero ni aun en las alturas la dicha es verdadera. La madre del pequeño provocó el enojo del Dios, y para castigarla,
Oba escogió como víctima expiatoria, alniño, a quien la mujer amaba tiernamente. Tomó al chiquitín, lo transformó en pescado, y lo echó al río que corría cerca a la mansión.
Los animalitos que en la corriente habitaban, vieron con enojo la llegada del intruso. Otro más que viene, se dijeron, a quitarnos espacio y a participar de nuestra comida. Lo echaremos de aquí.
Pasaron los días, y la cólera de los peces aumentó. El intruso, listo yvivo, no se dejaba coger por más celadas que los otros le tendían. Sin embargo; una vez que descuidadamente buscaba sapitos para alimentarse, los peces mayores que lo estaban acechando, hallaron la ocasión oportuna para realizar lo que habían planeado. ¡Zas!, lo atraparon entre todos y lo pusieron a hervir en una olla. Medio cocido estaba ya, cuando Oba atinó a oír los gritos de auxilio ydesesperación que el dolor arrancaba a su hijo.
Estaba ya desenojado y corrió a salvarlo. Saltó de la olla el pescadito con la ayuda de su padre, y se fue en compañía de éste hasta el palacio, en donde se le restituyó su primitiva forma.
El muchacho había crecido mucho, y Oba se admiró de verlo tan apuesto y gentil. Apenado del alejamiento en que lo había tenido por tantos años, quiso remediar suprecipitada acción dándole algo verdaderamente digno de su alta jerarquía. Buscando y buscando qué compensación ofrecerle, recordó que en esos días iba a crear un mundo.
Ya lo encontré, se dijo complacido. Lo transformaré en sol, y le daré el gobierno de ese mundo terrestre.
Nada le dijo al jovencito, pero comenzó el trabajo de formar la tierra, la que hizo bien distinta al lugar en que habitaba élmismo. Primero que todo construyó el cielo, para que el sol, su hijo, tuviera en él su perpetuo asiento. Y enseguida encargó al perico-ligero y a la perdiz la fabricación de la tierra.

—Vengan acá —dijo a los dos animalitos
—. Tengo un trabajo para Uds. Tomen esto
—y señaló una especie de masa de color indefinible que se veía cerca—, y colóquenla allá.

Extendió el brazo, indicó el lugar, yañadió:

—No importa el tiempo que gasten en cumplir la tarea, lo esencial es que la obra quede bien hecha.
Contentos ave y animal de que se les creyera capaces de realizar tal empresa, se pusieron de inmediato a trabajar. Todos los días buscaban la tierra en la morada de Oba, pero como no estaba del todo seca, los dos animalejos no se atrevían a hacer en ella ninguna necesidad por temor dehundirse. Y ese temor nacido de la creencia de que iban a quedar sepultados en la tierra blanda, lo han transmitido a sus descendientes, que hoy todavía caminan en la tierra en la misma forma medrosa como lo hicieron sus antepasados. Traída la tierra al sitio marcado por Oba, éste llamó a un pajarillo, el visitaflor, que vuela más rápido que cualquier otro, y le dio esta orden:

—Ve a pasearte entoda su anchura y longitud por ese mundo nuevo que en cumplimiento a mis mandatos, acaban de construir el perico-ligero y la perdiz. El recorrido debe durar el mismo tiempo que la saliva que voy a tirar para ese efecto .

—Se hará lo que deseas —dijo el ave.

Tomó impulso y se dirigió rauda al lugar indicado.
Vueltas la saliva y el visitaflor, Oba convirtió a su hijo en sol y le entregó el...
tracking img