Dañando nuestra salud, tanto la civilizatoria como la natural: la desvinculación de los grupos humanos y su entorno

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1414 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 16 de marzo de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
Dañando nuestra salud, tanto la civilizatoria como la natural: la desvinculación de los grupos humanos y su entorno.
Salvador Tenorio Pérez
Si bien es cierto que el ser humano apareció en los últimos días de este “año terrestre”, como cualquier especie una vez asentada empieza a tener un impacto en su ambiente, empieza a modificarlo, transformarlo y aprovecharse de él para lograr su desarrollo.Desde el momento en el que nos volvimos una especie creativa, desplazable, imaginativa fuimos superando los retos y limitantes con las que nos fuimos encontrando en este planeta. Aprendimos a domesticar, a modificar… a modificarnos, a vestirnos, a usar elementos y herramientas a nuestro favor. Fue un aprendizaje a paso lento, con los pies “bien puestos en el barro” (Frida Rojas 2011); fue unproceso de milenos, vivencial, empírico y altamente reflexivo. Después (por múltiples razones que van más allá de lo que se expone en este ensayo) nos desvinculamos, dejamos de pisar el barro y nos aceleramos para alcanzar las grandes tecnologías y conocimientos con los que ahora contamos.
Así fue como por tener esas capacidades algunos académicos como Baleé & Erickson nos clasificaron en lo queen 2006 denominaron el humano una especie clave: una especie que juega un rol desproporcionado en la salud y abundancia y disponibilidad de otras especies en el ecosistema. En lo personal, considero que es una visión parcial, tan parcial como la vieja visión prístina de la naturaleza que fue creada por escritores románticos y primitivistas del siglo XIX (Houdson, Cooper, Thoreau, Parkman, entreotros). Ya que el ser humano no solo juega un rol como “desequilibrador” de ecosistemas; si bien hay grupos que encajan bajo esta definición, existen otros grupos de seres humanos -en especial los pueblos originarios del mundo- que han demostrado que a pesar de formar poblaciones tan grandes como las que conocemos actualmente (1) lograron mantener sus poblaciones, aumentar la diversidad de loslugares que ocupaban, e inclusive volvieron más productivas las zonas de cultivo a su cargo. Todo esto con un profundo respeto por su entorno, por su madre provisora y guardiana de alimento, casa y cobijo; con una creatividad lenta pero sorprendente que hasta ahora somos capaces de apreciar.
Y yo me pregunto ¿De cuándo acá una intervención es mala? Si lo que nos puede llevar a ser malasintervenciones son las intenciones que escogemos, los métodos que apoyamos. Porque se nos olvida -o hemos querido olvidar- que el medio es el fin en sí mismo. ¿Por qué tenerle tanto miedo o reaciedad a la influencia humana?

Porque impedir la intervención humana si los humanos han contribuido a la agrodiversidad o biodiversidad domesticada a través de la selección genética de plantas y animales. Porquesacarlos de sus tierras si la domesticación (de la tierra) del paisaje es el resultado de la creación y manejo cuidadoso de recursos con implicaciones en la diversidad, distribución y disponibilidad de especies(Erickson 2008). Porque mantener a la naturaleza prístina si “Los indios crearon hábitats ideales para acoger especies salvajes… exactamente esas especies de cuya abundancia se impresionaronlos colonizadores ingleses…” (Cronon 1983). Porque crear Areas Naturales Protegidas incomunicándolas y aislándolas cuando el 40% del bosque tropical de América Latina es secundario como resultado del aclareo humano (Denevan 1988).
Estrategias como los campos elevados, las terrazas, la tierra petra (o ADE en inglés) toman ventaja de parches del suelo natural fértil y tecnologías de creación desuelo, transformación y manejo que niegan el determinismo ambiental (Erickson 2008). Prueba de ello son las 500,000ha de campos elevados abandonados que sobreviven en San Jorge, Colombia, las 600,00ha de terrazas en los Andes Peruanos, las 19,000ha de campos elevados visibles en el área de Tiwanaku en el Lago Titicaca y las cerca de 12,000ha de chinampas alrededor de la capital Azteca (recopilado...
tracking img