Demet

Páginas: 17 (4036 palabras) Publicado: 25 de octubre de 2013
¡Al lobo! ¡Al lobo!
En la voz del joven pastor resonaba el terror, cuando se precipitó al campo vecino.
-¡Al lobo! ¡Al lobo! -gritaba desesperadamente, agitando los brazos para llamar la atención de los hombres que trabajaban allí-. ¡Un lobo esta matando mis ovejas!
Pero todos se burlaron de él.
-¡Nos has engañado demasiadas veces! -dijo uno de ellos- ¡No abandonaremos nuestro trabajo, estavez, para perseguir a tus lobos de mentirijillas!
-¡No! ¡No! -gritó implorante el pastor-. ¡Creedme, por favor! ¡Esta vez, el lobo ha venido de verdad!
-Es lo que nos dijiste la última vez.
También entonces aseguraste que estaba realmente allí -le recordaron los hombres, con buen humor- Vete ahora a cuidar de tus ovejas. ¡No conseguíras engañarnos de nuevo!
Por desgracia, esta vez el pobrepastorcito decía la verdad. El lobo había llegado y estaba matando a las indefensas ovejas, una por una. Estas balaban lastimeramente, como si pidieran a su amo que las salvara. Pero el pastor nada podía hacer solo, y aquellos hombres no querían creerle. Impresionado y dolorido porque no había podido conseguir ayuda para su rebaño, el pastorcito atravesó lentamente los campos, hacia el tristeespectáculo de sus ovejas muertas.
Había mentido tantas veces, innecesariamente, que, cuando dijo la verdad, nadie lo había creído. Y tuvo que sufrir las consecuencias.

La tortuga y el águila
La Vieja tortuga, mientras se soleaba sobre las lisas y tibias rocas, al borde de la laguna, observaba cómo ascendía repetidas veces hacia las nubes el águila de anchas alas, hasta que sólo era una manchita enel cielo. Al cabo de un instante, el ave bajó en raudo vuelo y se posó sobre una roca próxima.
-¡Hola! -dijo el águila. cordialmente-. ¿Cómo estás?
-Bien. Pero me sentiría muy satisfecha si pudiera volar -respondió la tortuga, exhalando un hondo suspiro-. Estoy harta de arrastrarme por la tierra. ¡Quisiera remontarme por los cielos, como tú!
La prudente ave trató de razonar con ella; pero latortuga miró las alisadas alas plegadas contra el cuerpo del águila y dijo:
-Enséñame a volar y te daré todos los tesoros que yacen en el fondo de esa laguna.
Entonces, el águila tomó con sus garras a su amiga y se remontó por el azul del cielo. Así volaron muchos kilómetros, a veces a ciegas entre las nubes y, otras, rozando, casi, las copas de los árboles.
-Ya ves cómo se hace -dijo el águila,superando el rumor del viento-. Ahora, vuela tú sola. Y aflojó las garras, soltando a la tortuga. Ésta giró sobre sí misma muchísimas veces, mientras caía vertiginosamente a tierra. Porfin, se hizo pedazos sobre las rocas, junto a su laguna. -¡Qué estúpida era esta vieja tortuga! -dijo el águila, desplegando sus grandes alas mientras se disponía a volar de nuevo-. Estaría viva aún si se hubiera contentado con disfrutar de la vida en esta plácida laguna.
El zorro y el cuervo
Con sus negros y legañosos ojos, el cuervoobservaba al zorro que se hallaba en el suelo, allá abajo. Lo miró saltar una y otra vez al árbol en que él estaba posado, chillando desaforadamente. Los demás cuervos graznaban alarmados, desde las ramas altas, hasta que aquel clamoreo llenó los aires. Pero el cuervo negro callaba, porque sujetaba con fuerza en su pico un gran trozo de queso amarillo. Cuando el astuto zorro comprendió, por fin,que no podría alcanzar el queso del cuervo, trató de obtenerlo de algún otro modo. -¡Mi querido, mi queridísimo cuervo! -le dijo suavemente-. ¡Oh beldad del bosque! ¡Tu fuerza es mayor que la del águila de anchas alas, tu vuelo tiene más gracia que el de la golondrina, tu reluciente plumaje negro brilla más que el del pavo...
Leer documento completo

Regístrate para leer el documento completo.

Estos documentos también te pueden resultar útiles

  • DEMETER
  • demeter
  • Demeter
  • Demeter
  • Deméter
  • Deméter o ceres
  • demeter y persefone
  • DEMETER

Conviértase en miembro formal de Buenas Tareas

INSCRÍBETE - ES GRATIS