Derechos humanos

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 16 (3861 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 24 de enero de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Comisión Nacional de los Derechos Humanos (México)
La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) es un organismo constitucional autónomo del Estado mexicano que se encarga de velar y dar cuenta de las violaciones a los derechos humanos, defendiendo los mismos de modo similar a las Defensorías del Pueblo (Ombudsman), que existen en varios países de América Latina y Europa.
El fundamento delos derechos

La primera gran cuestión que el Compendio afronta en materia de derechos humanos es la relacionada con su fundamento teológico y ético, cuestión que trata específicamente en el número 153, donde se afirma que "la raíz de los derechos del hombre se debe buscar en la dignidad que pertenece a todo ser humano [3]. Esta dignidad, connatural a la vida humana e igual en toda persona, sedescubre y se comprende, ante todo, con la razón. El fundamento natural de los derechos aparece aún más sólido si, a la luz de la fe, se considera que la dignidad humana, después de haber sido otorgada por Dios y herida profundamente por el pecado, fue asumida y redimida por Jesucristo mediante su encarnación, muerte y resurrección" [4].

El hombre ha sido constituido hijo de Dios en el Hijounigénito. Su capacidad de buscar y realizar la verdad y el bien está enriquecida y sostenida por la apertura a la Verdad y al Bien absoluto de Jesucristo, a su Espíritu de amor, a su comunión con Dios. La dignidad humana, que es igual en toda persona, es, por lo tanto, la razón última por la cual los derechos pueden ser reivindicados con mayor fuerza para sí mismos y para los demás. Todos los sereshumanos pueden legítimamente reivindicarlos, ante todo porque son hijos de un mismo y único Padre, no ya por razón de su pertenencia étnica, racial y cultural.

En la visión católica, por lo tanto, una correcta interpretación y una eficaz tutela de los derechos, dependen de una antropología que abarca todas las dimensiones constitutivas de la persona humana. En esta perspectiva, la tendencia—favorecida hoy con varios pretextos— a entender los derechos únicamente como instrumentos que tutelan la esfera de autonomía del individuo con respecto al Estado, ha de considerarse como una deriva. Por el contrario, el conjunto de los derechos del hombre debe corresponder a la sustancia de la dignidad de la persona. Estos derechos deben referirse a la satisfacción de sus necesidades esenciales, alejercicio de sus libertades, a sus relaciones con las demás personas y con Dios [5].

La referencia a la persona humana, a su ser integral, obliga a encontrar la fuente última de los derechos humanos —más allá de la mera voluntad de los seres humanos [6], de la realidad estatal y de los poderes públicos mundiales—, en el hombre y en Dios, su Creador. Los derechos, al pertenecer originaria eintrínsecamente a las personas, son por ello naturales e inalienables [7]. Esto excluye que puedan ser adquiridos por iniciativa propia o de otros, o que puedan ser conferidos o colocados desde fuera.

Esto no significa, de ninguna manera, considerar al sujeto de los derechos fuera de la dimensión política o disminuir el rol de los Estados con respecto a los derechos humanos. Estos derechos presuponen,en efecto, un orden político —nacional e internacional— que tiene el deber de reconocerlos, respetarlos, tutelarlos y promoverlos. En este contexto los derechos son jurídicamente reivindicables: su encuadramiento en el derecho constitucional es la vía normal para que sean definidos sus contenidos reales y se vuelvan exigibles de manera concreta.

Este proceso pone de relieve la importancia dela conciencia social para la afirmación, defensa y promoción de los derechos humanos. Dado que estos derechos representan valores morales fundamentales y universales, la conciencia social no puede dejar de reconocerlos y acogerlos. No hay que olvidar, además, que esta conciencia, como la razón, no está en condiciones de penetrar toda la verdad ni de formular un juicio siempre recto, excepto...
tracking img