Derivados del petroleo

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 28 (6906 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 21 de febrero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
| | |
|
|
|
  
|
| |
|

Libros ¦ El Autor ¦ Obra Literaria ¦ Otros Escritos ¦ Secciones y Enlaces ¦ Calle Seva ¦ ¿Quiénes Somos? ¦ Novedades |
|

| Edgar Allan Poe
Estados Unidos: 1809-1849Cuentos
Textos electrónicos completos |
|
Berenice
Descenso al Maelstrón
El barril de amontillado
El coloquio de Monos y Una
El corazón delator
El demonio de laperversidad
El engaño del globo
El entierro prematuro
El gato negro
El hombre de la multitud
El misterio de Marie Rogêt
El poder de las palabras
El pozo y el péndulo
El retrato oval
El tonel de amontillado
Eleonora
Hop-Frog
La caída de la Casa Usher | La caja oblonga
La carta robada
La cita
La conversación de Eiros y Charmion
La máscara de la muerte roja
La verdad sobre el caso delseñor Valdemar
Los crímenes de la calle Morgue
Ligeia
Manuscrito hallado en una botella
Metzengerstein
Morella
Revelación mesmérica
Silencio
Sombra
Un cuento de las Montañas Escabrosas
William Wilson
Teoría literaria |
B iblioteca Digital Ciudad Seva
Cuentos
Poemas
Otros textos
Sobre el arte de narrar |
|

03 Dec 2011 |
gero aquí están algunos cuentos buscalos y leelos paraver cuales te gusta por fa

Habíamos alcanzado la cumbre del despeñadero más elevado. Durante algunos minutos, el anciano pareció demasiado fatigado para hablar.
-Hasta no hace mucho tiempo -dijo, por fin- podría haberlo guiado en este ascenso tan bien como el más joven de mis hijos. Pero, hace unos tres años, me ocurrió algo que jamás le ha ocurrido a otro mortal... o, por lo menos, a alguienque haya alcanzado a sobrevivir para contarlo; y las seis horas de terror mortal que soporté me han destrozado el cuerpo y el alma. Usted ha de creerme muy viejo, pero no lo soy. Bastó algo menos de un día para que estos cabellos, negros como el azabache, se volvieran blancos; debilitáronse mis miembros, y tan frágiles quedaron mis nervios, que tiemblo al menor esfuerzo y me asusto de una sombra.¿Creerá usted que apenas puedo mirar desde este pequeño acantilado sin sentir vértigo?
El «pequeño acantilado», a cuyo borde se había tendido a descansar con tanta negligencia que la parte más pesada de su cuerpo sobresalía del mismo, mientras se cuidaba de una caída apoyando el codo en la resbalosa arista del borde; el «pequeño acantilado», digo, alzábase formando un precipicio de negra rocareluciente, de mil quinientos o mil seiscientos pies, sobre la multitud de despeñaderos situados más abajo. Nada hubiera podido inducirme a tomar posición a menos de seis yardas de aquel borde. A decir verdad, tanto me impresionó la peligrosa postura de mi compañero que caí en tierra cuan largo era, me aferré a los arbustos que me rodeaban y no me atreví siquiera a mirar hacia el cielo, mientrasluchaba por rechazar la idea de que la furia de los vientos amenazaba sacudir los cimientos de aquella montaña. Pasó largo rato antes de que pudiera reunir coraje suficiente para sentarme y mirar a la distancia.
-Debe usted curarse de esas fantasías -dijo el guía-, ya que lo he traído para que tenga desde aquí la mejor vista del lugar donde ocurrió el episodio que mencioné antes... y para contarletoda la historia con su escenario presente.
“Nos hallamos -agregó, con la manera minuciosa que lo distinguía-, nos hallamos muy cerca de la costa de Noruega, a los sesenta y ocho grados de latitud, en la gran provincia de Nordland, y en el distrito de Lodofen. La montaña cuya cima acabamos de escalar es Helseggen, la Nebulosa. Enderécese usted un poco... sujetándose a matas si se sientemareado... ¡Así! Mire ahora, más allá de la cintura de vapor que hay debajo de nosotros, hacia el mar.”
Miré, lleno de vértigo, y descubrí una vasta extensión oceánica, cuyas aguas tenían un color tan parecido a la tinta que me recordaron la descripción que hace el geógrafo nubio del Mare Tenebrarum. Ninguna imaginación humana podría concebir panorama más lamentablemente desolado. A derecha e...
tracking img