Dialogando con dios

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 11 (2746 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 24 de septiembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
1

ABRE MIS OJOS,
PARA QUE VEA

Dios está extendiendo su mano para tocar los corazones de sus hijos, porque quiere unir sus espíritus con el suyo, para soplar en ellos la renovadora vida de su Espíritu Santo. “Bienaventurados los de limpio corazón”, sanados son sus espíritus, libres son para reír y bailar mientras pasan por la vida, disfrutando de Dios y de la plenitud de su creación.Libres son para amar a los hermanos; libres son para amarse a sí mismos. “¡Bienaventurados los de limpio corazón, pues ellos verán a Dios!” (Mt. 5:8).
Si tener un corazón puro, sano y libre implica ver a Dios, entonces ¿qué significa hacer eso? ¿Dónde puedo mirar para encontrarle? ¿Dónde puedo verle? La Biblia ofrece un abanico increíble de respuestas a estas preguntas.

En una visión
Unamañana, el siervo del profeta Eliseo vino a despertarle con unas noticias aterradoras: “Un gran ejército de caballos y carros nos han rodeado durante la noche. El enemigo sabe donde estamos y seguro que no escaparemos. ¡Ay de nosotros! ¿Qué haremos?” ¡Vaya manera de empezar el día! ¡Ay, sin duda! ¿Sabe usted que esa hubiera sido una buena mañana para preguntarse dónde está Dios? Sería comprensible queEliseo no hubiera visto a Dios en aquellas circunstancias.
¿Pero cuál fue la respuesta del profeta (“vidente”)? “Oh Señor, te ruego que abras sus ojos para que vea. Y el Señor abrió los ojos del criado, y miró, y he aquí que el monte estaba lleno de caballos y carros de fuego alrededor de Eliseo” (II Reyes 6:17). En un momento, la perspectiva del criado fue cambiada, en un momento el temor pasóa ser fe, la duda pasó a ser esperanza, la depresión pasó a ser emoción. ¿Por qué? ¡porque vio a Dios!
Imagine por un momento al amado apóstol, entrado en años, encadenado y en exilio en la isla de Patmos. Jesús había prometido que volvería, pero habían pasado años y no había sido liberado. Juan había dado su vida para seguir a su maestro y, a cambio, ahí estaba solo, lejos de su hogar y susamigos, en prisión. En las mismas circunstancias, ¿no cree usted que se hubiera preguntado qué estaba ocurriendo? ¿Comenzaría a dudar de que Dios estaba realmente en control?
Pero, ¿cuál fue la reacción de Juan? “Después de esto miré, y vi una puerta abierta en el cielo; y la primera voz que yo había oído, como sonido de trompeta que hablaba conmigo, decía: Sube acá y te mostraré las cosas quedeben suceder después de éstas. Al instante estaba yo en el Espíritu, y vi un trono colocado en el cielo, y a uno sentado en el trono” (Ap. 4:1,2). Cuando Juan miró, vio a Dios en el trono, reinando aún, todavía en control, incluso en medio del encarcelamiento, el exilio y la soledad.
Sin duda que había apóstoles sentados por ahí cerca que no veían a Dios; seguro que otros prisioneros y guardasveían sólo las cadenas, los barrotes y los gruesos muros de la prisión. ¿Por qué Juan fue capaz de ver cuando otros no pudieron? Parte de la respuesta se encuentra en las palabras: “Miré”. Si vamos a ser personas que van a ver a Dios, algo que debemos hacer es mirar con los ojos de nuestro corazón, en fe, esperando verle a Él y sus movimientos en nuestras vidas y circunstancias.
Esteban fueotro discípulo que podía haberse enojado con Dios. Esteban también había dado su vida para Cristo y para el servicio de su Cuerpo. ¿Qué obtuvo a cambio? La ejecución apedreado. Él podía haber mirado al “desastre” que vino sobre él y haber dado puñetazos debido a su enojo con Dios; podía haber caído ante la duda y la desesperación. No era posible que Dios estuviera reinando, o de lo contrario, eso nole hubiera ocurrido a él.
En vez de eso, Esteban mantuvo su corazón puro, y “lleno del Espíritu Santo, fijos los ojos en el cielo, vio la gloria de Dios y a Jesús de pie a la diestra de Dios; y dijo: “He aquí, veo los cielos abiertos, y al Hijo del Hombre de pie a la diestra de Dios” (Hechos 7:55,56). Dios todavía estaba en control. Jesús todavía le amaba y estaba esperando su llegada a la...
tracking img