Divrcio

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1162 palabras )
  • Descarga(s) : 4
  • Publicado : 24 de mayo de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Jurista y teórico político. N. el 16 jun. 1851 en Leipzig. donde estudió, así como en Heildelberg y Viena. Funcionario austriaco, perjudicado por su origen judío, pasó a Alemania y triunfó rápidamente, ocupando una cátedra en Heidelberg (1891) hasta su muerte el 12 en. 1911. De erudición extraordinaria y precisa, agudo para relacionar distintas legislaciones, tiene una clara, sistemática yordenada virtud de exposición. Es el hombre de la parte general del Derecho público, que ha logrado un «compendio perfecto de la teoría del Estado del siglo xix» (Kelsen). Continuó la escuela jurídica alemana desde Gerber, al que llamaba «maestro de todos nosotros». Influido por Gierke superó el positivismo de Laband, Seydel y Mayer.
      Su obra fundamental, aunque inacabada, es Teoría general delEstado (1900), reeditada hasta nuestros días. Plantea como problema de la ciencia social su falta de método, necesario para orientarse en un punto de vista crítico, dar sustantividad y hacer fructífera la investigación. Así se acota el campo de estudio partiendo de algo, sin comenzar con los primeros principios, y se concluye que al método lo determina el objeto. En el Estado nos encontramos con unadoble faceta: sociológica y jurídica. Sociológicamente se relacionan hombres equipotentes o soberano y súbdito, definiéndose el Estado como «unidad de asociación dotada originariamente de poder de dominación y formada por hombres asentados en un territorio». A este concepto ha de unirse el del Estado como sujeto de derecho: «corporación formada por un pueblo dotada de un poder de mando originarioy asentada en un determinado territorio; o para aplicar un término muy en uso, la corporación territorial dotada de un poder de mando originario». La ciencia teórica de este objeto, el Estado, se divide en general y particular. Aquélla lo estudia en su plenitud y ésta en las diversas formas que ha tenido. Se sirve la primera del tipo empírico y para el conocimiento total exige múltiples exámenes,con diversos métodos. Para el Derecho político «sólo vale el método jurídico, el cual necesita convenir a las peculiaridades de aquél, porque jurídico no quiere decir lo mismo que Derecho privado».
      El Derecho, mínimum ético de la sociedad, necesario para su vida, es condición de existencia del Estado, siendo elaborado por una misma voluntad: el Estado. Corresponde a éste, entre sus finesparticulares, establecer y amparar el Derecho, y, por tanto, modificarlo. De esto no se concluye que «no pueda ser obligado mediante su Derecho», sólo concebible en un régimen teocrático. En la invulnerabilidad del orden jurídico descansa la acción de los súbditos, pues «el Estado se obliga a sí mismo en el acto de crear un Derecho respecto de sus súbditos, cualquiera que sea el modo como elDerecho nazca, a aplicarlo y mantenerlo». El Estado se autolimita por el Derecho, pero no sólo por esto. J. ha planteado, en aguda monografía, que los derechos públicos subjetivos son pretensiones frente al Estado, esferas de ampliación de libertad natural. Precisamente si el Estado ha de tener derechos es necesario que los reconozca a los súbditos, porque todo Derecho es relación. No se puede separarde su titular el Derecho público subjetivo, que por un lado es voluntariedad y por otro bienes o intereses protegidos.
      Estudió J. el origen de las declaraciones de Derecho hablando del influjo americano. Es un autor cuya obra perdura, pese al lastre positivista que la domina, y a esa peligrosa relación Estado-ciudadano, en que se reconocen mutuamente. Su preocupación por mostrar el sentidorelativo del concepto de soberanía estrechamente ligado con su ambición de someter el Estado al Derecho, hacen que su obra pueda ser todavía fuente de enseñanza, y, especialmente, punto de partida para ulteriores investigaciones y adelantos, ya que nos ofrece riquísimo material de todos los órdenes. Su influencia fue omnipotente hasta la paz de Versalles, pero los maestros que la difundieron han...
tracking img