El Anti Estado

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 7 (1650 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 24 de octubre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
El Anti Estado I, II, III
(Carmen Posada)

I
Entienda que si le hablo de Usted es por la distancia que ahora siento después de haberle dicho que lo amaba con la vida, con mi vida y tener que sepultarle hoy junto las gardenias que nacieron en enero. Por los bulbos de tulipanes que mueren olvidados en una bolsa negra dentro de una matera sin tierra para plantarlos.
Y este usted le recordaráque no hubo cercanía ni construimos juntos. Si acaso, destruimos mutuamente los Estados de ojos verdes y olores a lumbre y hogar, construyendo de esa destrucción un miserable Anti Estado.
No se sienten mariposas ni dentro ni fuera. Y usted se entera, no está ajeno a este sentir porque no tiene cómo desprenderse del vacío que se agranda en la soledad.
Recuerdo entonces a Manue, acariciando miespalda en las noches tristes cuando volví a mi casa paterna. Con su camándula en la mano derecha la encontré en brazos de su Dios, mientras el viento agitaba el viejo sauce del patio y las gardenias florecían por primera vez.
Es que en estos Anti Estados uno asocia los desprendimientos de llanto del alma y los viajes sin regreso de quienes bien nos amaron.
Un Anti Estado en el que se anestesian laspasiones y se duermen los sentires como si se fueran de uno por un tiempo. Entonces aparentamos frivolidad, aparentamos indiferencia y nos reímos con los demás para que nadie pueda leer aquel desteñido letrero que decía: discúlpelo, es que está enamorado.
Entonces el Usted me nace de lo más profundo de mi sin sentido, porque tengo más verdades que razones para ocultarlas. Pero sucede que misverdades no son las mismas que las suyas y para qué darle sentido a lo que no lo tiene?
El pan amasado y la estufa calientan cuando el caldo hierve en las manos del hombre que se ama. En estos Anti Estados ni el solecito de la tarde calienta para tomar un baño que me saque de la agonía, que me limpie del llanto miserable.
Entonces vengo con pena porque ni siquiera honro a los hombres que lucharonpor las libertades, ni al gesto de Allende de preferir matarse que entregarse. Porque no vio que había futuro, no creyó realmente en lo que decía, en el cambio que promovió. Entonces su Anti Estado fue ver el fin en la derrota. Cobarde e infame no se la bancó. Que me juzgue entonces la historia por semejante sacrilegio a los seguidores del partido y a los comunistas que viven del Estado, compañeropor el pueblo y para el pueblo...
En estos Anti Estados solo dejo que el tiempo suceda y vuelvo a mi güetto sin llamar a los guardias de mis sueños porque ya están muertos. Como luciérnagas se fueron sin compasión directo a quemarse en la llama que ardía en usted, y al igual que en las Noches sin Fortuna de Andrés Caicedo, mi estómago está revuelto “...Como si se alimentara de una sopa negrallena de estrellas rutilantes...”
Desamar como la madre que no quiere parir ni sacrificar su esbeltez. Desamar como la mujer que no amó porque no quiere ser humillada, porque quiere verse al espejo y, a pesar de su figura poco estética, sentirse orgullosa de si. Desamar como la soledad de hacerle el amor a una ciudad ajena, de un país ajeno, en un otoño ajeno y llorar por los olores a verde intensode la eterna primavera, por el desfile de silleteros y las comparsas de la Feria. Llorar por lo propio, por el Estado que no se construyó.
Por el llanto que una vez usted me pidió que guardara para usted.
II
Guardar llantos y silencios para feriarlos luego como víctimas de este Anti Estado de debilidad y fragilidad interior. Sumergidos en un medio acuoso que brota de los ojos inundando elespacio entre el alma y el sentido, ahogando las razones y los subterfugios para abrirle paso a las imágenes auto compasivas. Como El Roble de Benedetti y su niño muerto, como el Réquiem de la Maripos, de Rojas, en la página 179 “... Parece que de lo que muere uno es de maniquí...”
Entonces uno se va a los abuelos, a los de los Estados en los que se ama, que se amaron con la vida porque así lo...