El concepto de odio

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 24 (5789 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 24 de julio de 2013
Leer documento completo
Vista previa del texto
El concepto de odio
Juan David Nasio

Esta mañana vamos a trabajar un sentimiento que de manera general preferimos ignorar: el odio. Como si el hecho de hablar del odio, despertara en nosotros un malestar, un malestar hasta físico de reconocer que ese afecto pueda existir en nosotros. La literatura psicoanalítica tampoco es muy abundante con relación al odio, y esto a pesar de su importanciadecisiva tanto en la experiencia de la cura como en la teoría y en la clínica. Después de haber situado brevemente su función en cada uno de estas campos vamos a examinar el concepto de odio desde dos perspectivas diferentes: el odio como pulsión y el odio como reacción de defensa del yo contra el dolor.

En una cura de análisis, el peso del odio es tal que Freud la aisla como el criterio másclaro para distinguir la técnica psicoanalítica del conjunto de los otras métodos terapéuticos. Contrariamente a las diversas terapias alternativas, en las cuales se desarrollan espontáneamente transferencias afectuosas y amistosas con relación al terapeuta, en el tratamiento analítico, y en un momento preciso de la cura, las tendencias al odio deben ser despertadas, traídas a la conciencia y, deesta manera, favorecer la disolución de -son las palabras de Freud- las transferencias amistosas.

Para Freud, uno de los rasgos especificos del psicoanálisis, consiste en estimular con mucha tacto, el surgimiento del odio o por lo menos no frenar, la hostilidad inconsciente contra el terapeuta, en la actualidad de la transferencia.

Pero la importancia del odio surge también en la teoría comoel aguijón que ha permitido a Freud inventar el complejo de Edipo. En efecto, no fue la constatación del amor del niño por la madre lo que le permitió descubrir el Edipo, sino la observación de la rabia y el odio del hijo hacia su padre r¡val. Recordemos que el concepto de complejo de Edipo aparece por primera vez a la largo de un capitulo de "La interpretación de los sueños" consagrado a lossueños de muerte de personas queridas, capítulo en el que Freud revela la moción inconsciente de odio hacia el difunto, en el corazón mismo de la persona en duelo.

Si pensamos ahora en el caso del Edipo femenino recordamos el papel jugado por el odio en lo que se llama la prehistoria del Edipo . Mientras el niño se separa de la madre por, miedo, la niña se separa por odio y rencor. El vínculo de laniña con su madre, se rompe una primera vez a causa del odio, un odio muy particular. Es una rabia dificil de justificar. Es una hipótesis de Freud muy discutida, sobre todo por las mujeres. Se trata de un odio por, decepción , de un reclamo irritado. Una parte de ese odio termina por disiparse con el tiempo. En cambio, la otra parte es tenaz y está destinada a permanecer inconsciente, y a durar alo largo de la vida de la mujer. Ocurre que esta parte, que ha quedado inconsciente, puede más tarde desencadenar una reacción de ternura exagerada o de culpabilidad penosa hacia la madre o hacia cualquier otro sustituto materno.

Quisiera señalar aquí uno de los destinos posibles de ese odio antiguo e inconsciente de la niña hacia su madre: creemos, a menudo, y con toda razón, que cuando unamujer elige a un hombre, esta elección está sobredeterminada por la antigua relación con su padre. Pero hay que tener en cuenta también la eventualidad siguientez cuando el lazo con el hombre elegido queda establecido de manera durable, y que esta pareja se convierte, por ejemplo, en marido y padre de sus hijos, ocurre que la mujer no redescubre en él a su padre sino a su madre. La mujer adoptaentonces con relación a su marido las mismas actitudes que tomaba con respecto a su madre.

Cuando una mujer odia a su marido, podemos suponer que esta actitud está dirigida no contra el padre sino contra la madre. La antigua hostilidad ya olvidada e inconsciente contra la madre, reaparece y se encarna en el odio contra el compañero.

Vayamos a la presencia del odio en la clínica de la neurosis...
tracking img