El deber social

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1384 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 8 de diciembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Deberes sociales y políticos
Los derechos llevan en sí mismos una fuerte carga de deberes


Deberes sociales y políticos
Los derechos llevan en sí mismos una fuerte carga de deberes, tanto para el hombre individual como para quienes ejercen el poder en la sociedad. Pero quizá no esté de más hacer mención de dos deberes fundamentales, sin cuyo ejercicio no es viable una sociedad justa.Deberes de las autoridades públicas

«En la época actual se considera que el bien común consiste principalmente en la defensa de los derechos y deberes de la persona humana. De aquí que la misión principal de los hombres de gobierno deba tender a dos cosas: de un lado, reconocer, respetar, armonizar, tutelar y promover tales derechos; de otro, facilitar a cada ciudadano el cumplimiento de susrespectivos deberes. "Tutelar el campo intangible de los derechos de la persona humana y hacerle llevadero el cumplimiento de sus deberes debe ser oficio esencial de todo poder público" (Pío XII, rm 1-VI-1941, CE 675/9, DP-111 8701[151)» (Juan XXIII, Pacem in Terris, 60, CE 2545, OGM 227s).

«Por eso, los poderes públicos que no reconozcan los derechos del hombre, o los violen, faltan a su propiodeber y carecen, además de toda obligatoriedad las disposiciones que dicten» (cfr Pío XI, Mit Brennender Sorge, CE 146s/27-31, DP-11 657ssl[34-38]; Id, Divini Redemptoris, CE 161s/29 y 30, DP-11 686s/[29-301; Pío XII, rm 24-XII-1942, CE 347-360, DP-11 840-855)» (Ibid, 61, 1. c.).

Deber de obediencia a las leyes justas

«Es obligación muy verdadera la de prestar reverencia a la autoridad yobedecer con sumisión a las leyes justas, quedando así los ciudadanos libres de la injusticia de los malvados, gracias a la fuerza y vigilancia de la ley. La potestad legítima viene de Dios, y el qué resiste a la potestad, resiste a la ordenación de Dios (cfr Rom 13, 1-2); y con ello queda muy ennoblecida la obediencia, porque ésta se presta a la más justa y elevada autoridad; pero cuando falta elderecho de mandar, o se manda algo contra la razón, contra la ley eterna, o los mandamientos divinos, entonces, desobedecer a los hombres por obedecer a Dios se convierte en un deber. Cerrado así el paso a la tiranía, el Estado no lo absorberá todo, y quedarán a salvo los derechos de los individuos, los de la familia, los de todos los miembros de la sociedad, usando así todos de la libertadverdadera, que está en que cada uno pue- da vivir según las leves y la recta razón» (León XIII, Libertas Praestantissimum, CÉ 68115, DP-11 236/FIO], efr -Id, Sapientiae Christianae, CE Slss/6ss, DP-11 267ss/[3ss]).

El deber de obediencia a las leyes justas corresponde a los ciudadanos, pero no están exentos los investidos de poder. Por eso enseña el Vaticano II, como expresión de la doctrinatradicional de la Iglesia, que

«el ejercicio de la autoridad política, así en la comunidad en cuanto tal como en las instituciones representativas, debe realizarse siempre dentro de los límites del orden moral para procurar el bien común -concebido dinámicamente- según el orden jurídico legítimamente establecido o por establecer. Es entonces cuando los ciudadanos están obligados en conciencia aobedecer (cfr Rom 13, S). De todo lo cual se deducen la responsabilidad, la dignidad y la importancia de los gobernantes. Pero cuando la autoridad pública, rebasando su competencia, oprime a los ciudadanos, éstos no deben rehuir las exigencias objetivas del bien común; sin embargo, les es lícito defender sus derechos y los de sus conciudadanos contra el abuso de tal autoridad, guardando los límitesque señala la ley natural y evangélicas (Gaudium et Spes, n. 74; cfr Pío XII, rm 24-XII-1944, CE 37117, DP-11 8751[14]). Esta legítima actitud de los ciudadanos se llama derecho de resistencia.

Fuentes

- Sagrada Escritura.

- León XIII (1878-1903)

encíclica Libertas Praestantissimum, de 20 de junio de 1888, sobre la libertad humana.

encíclica Sapientiae Christianae, de 10 de...
tracking img