El decameron

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 4 (968 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 12 de diciembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
l.s.j.m.
Natalia Preciat Jasso

--El Decamerón--

NOVENA JORNADA
COMIENZA LA NOVENA JORNADA DEL DECAMERÓN, EN LA CUAL, BAJO EL GOBIERNO DE EMILIA, DISCURRE CADA UNO SOBRE LO QUE LE GUSTA YSOBRE LO QUE MÁS LE AGRADA
NOVELA SÉPTIMA
Talano de Imola sueña que un lobo desgarra toda la cara y la garganta de su mujer; le dice que tenga cuidado; ella no lo hace y le sucede así.
Habiendoterminado la historia de Pánfilo y sido la invención de la mujer alabada por todos, la reina a Pampínea dijo que contase la suya, la cual, entonces, comenzó: Otra vez, amables señoras, sobre la verdaddemostrada por los sueños, de los que muchos se burlan, se ha hablado entre nosotros; y sin embargo, aunque ya se haya dicho, no dejaré con una historieta muy breve de contaros lo que a una vecina mía, nohace aún mucho tiempo, sucedió por no creer en uno que sobre ella había tenido su marido.
No sé si vosotras conocisteis a Talano de Imola, hombre muy honrado. Éste, habiendo tomado por mujer a unajoven llamada Margarita, más hermosa que todas las demás, pero, sobre toda otra cosa, tan caprichosa, desabrida y suspicaz que no quería hacer nada a gusto de nadie ni los demás podían hacerlo al suyo;lo que, aunque pesadísimo fuese de soportar a Talano, no pudiendo hacer otra cosa, se lo sufría. Ahora bien, sucedió una noche, estando Talano con esta Margarita suya en el campo, en una de susposesiones, que estando él durmiendo le pareció ver a su mujer ir por un bosque muy hermoso que tenían no muy lejos de su casa; y mientras la veía andar así, le pareció que de una parte del bosque salía ungrande y feroz lobo, el cual prestamente se le arrojaba a la garganta y la tiraba a tierra, y ella, pidiendo ayuda, se esforzaba en arrancarse de él; y cuando salió de sus fauces, toda la cara y lagarganta le pareció que tenía destrozadas. El cual, levantándose a la mañana siguiente, dijo a su mujer: -Mujer, aunque tu suspicacia no haya permitido nunca que pase yo un solo día en paz contigo,...
tracking img