El presidencialismo argentino esta agotado

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1125 palabras )
  • Descarga(s) : 9
  • Publicado : 19 de agosto de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
EL PRESIDENCIALIMO ARGENTINO, ESTÁ AGOTADO
Por Jorge M. D´Agostino

La historia Argentina está relacionada profundamente con el federalismo visto como sistema y defendido desde antes de la constitución de 1853, tanto como que las provincias nacieron antes que el Estado Federal y en ése sentido fue consentida su autonomía.
Primero, la centralización producida por el triunfode Mitre en Pavón y la aduana de BsAs con los contratos de exportación e importación, como vía para dar nacimiento a una clase económicamente poderosa con domicilio en BsAs. Luego, la élite pampeana, o sus sustituciones con el poder militar y con democracia la aparición de líderes carismáticos de varios presidentes del S XX, que han contribuido a fortalecer la personalización del poder que ya nosólo lo será en el Presidente de la Nación, sino que derrama hacia el Gobernador, Presidente Municipal, de Junta de Gobierno o de Club de fútbol. O´donnel llama a este comportamiento, democracia delegativa, variante negativa de la democracia. Salvo los interregnos radicales antes de 1946 y del peronismo en ésa década, los militares reemplazaron a las autoridades provinciales y las legislaturasfueron cerradas continuando con el modelo de clase dominante. En este contexto, buscar el origen de la concentración del poder en el Ejecutivo en una causa actual, o atribuirle sólo al perfil de los recientes presidentes, es incorrecto.
Las exploraciones para superar este proceso de hiperpresidencialismo, han dejado prueba clara, que no es en la constitución nacional que debe buscarse elproblema, sino en la base misma del comportamiento de la sociedad.
En éste marco de análisis, es bien cierto que el presidencialismo siendo muy popular en América Latina por su fuente común, en la constitución norteamericana, someterlo a un cambio de raíz puede generar alteraciones al menos en el sistema argentino, actual e imperfecto, que con correcciones normativas se puede mejorar.Aunque con la idea de un cambio profundo hacia el parlamentarismo, Carlos Nino, es quien sintetiza el objetivo para encontrar estabilidad y eficacia, focalizando la atención en determinar si hay convergencia entre la valoración ética del régimen político argentino y su valoración funcional, entiendo que el punto crítico puede superarse, si hay una modificación sustancial en las facultadespresidenciales desde la Constitución, con el objeto de equilibrar el funcionamiento de los poderes, empezando con modificaciones puntuales, en leyes, y esperando la madurez necesaria para cambiar el régimen.
Las etapas históricas de la Argentina, son riquísimas para extraer fundamentos de la confirmación del hiperpresidencialismo, cualquiera que haya sido el partido gobernante, pero como las crisishan sido las que han terminado e iniciado cada etapa, creemos que la de 2001, fue la más destacada, teniendo en cuenta que se produjo 7 años después de la reforma constitucional de 1994, que pretendió atenuar el poder ejecutivo fuerte.-
En definitiva, bregar por el ejercicio democrático del poder ejecutivo, es idéntico a contribuir al estado democrático de derecho y en tal sentido no haycalidad democrática en la Argentina, si no se deduce de su ejercicio, armonía en la distribución de funciones ejecutivas con las legislativas y judicial.
La ultra concentración de poder en el Presidente, cuyos antecedentes hemos referido, puede mitigarse con la modificación de algunos aspectos en el sistema del Poder Ejecutivo y en el Sistema electoral argentinos.
En la Argentina el Presidentees: Jefe del Estado (99.1 CN); Jefe del Gobierno (99.1 CN); Jefe de la Administración (99.1 CN) y Jefe del Ejercito (99.12)
En tal sentido, acumula poder en esos cuatro estamentos, (eran 5 antes de 1994, como Jefe de la Ciudad de Bs.As.), y por tal motivo, entre otras funciones puede: Tener iniciativa de ley (99.3 CN); Dictar decretos de necesidad y urgencia (99.3 CN); Vetar las leyes obligando...
tracking img