El principio femenino nahuatl

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 17 (4020 palabras )
  • Descarga(s) : 27
  • Publicado : 22 de noviembre de 2009
Leer documento completo
Vista previa del texto
EL PRINCIPIO FEMENINO NAHUATL

Para el pensamiento náhuatl, el mundo estaba construido sobre una cruz, que conduce del Este al Oeste y del Norte al Sur. Cada una de estas cuatro direcciones se identificaba con una región geográfica, con su historia mítica, con los vientos, con los dioses y sus actividades.

Cada región tenía sus características y propiedades y también a cada dirección seagrupaba el tiempo, cobrando sentido con el tonalámatl, el calendario sacerdotal[1], por medio del cual, unen el tiempo y el espacio como dos elementos inseparables uno del otro y que además incluye al hombre mismo, conduciéndolo hacia lo desconocido, hacia el misterio, representado por el cruce o punto central que atraviesa el mundo.

En este punto central representado en la cruz, mora el diosDual Ometéotl y por encima de él, Tloque Nahuaque o Ipalnemohuani, el Señor del Cerca y del Junto, el Dios Invisible e Irrepresentable. Esta vertical o eje, es lo que le va a dar movimiento y dinamismo al mundo, proyectándose en la horizontal en parejas de opuestos-complementarios y creando los cielos (el arriba) y el inframundo (el abajo), permaneciendo sin embargo, él mismo como lugar inalterabley de reconciliación.

Las cuatro direcciones manifestarán la acción alternada de distintas cualidades netamente separadas, fuerzas opositoras: negativas, pasivas y femeninas; y positivas, activas y masculinas que dominan, se desvanecen y reaparecen eternamente, obedeciendo al ritmo universal que hace girar el cosmos a partir de su centro inmóvil.

En esta lucha de contrarios los dioses sepresentan ante los hombres como energías mediadoras que los conectan con el Principio Supremo, o punto central de la cruz. Su descenso y ascenso que se efectúa permanentemente entre cielo, tierra e inframundo, participa conformando la trama y urdimbre para, de esta manera, dar realidad y sentido a la existencia humana.

Cuatro veces habían sido creados el mundo y el hombre, cuatro soles habían sidocreados también y cuatro cataclismos habían terminado con todo; ahora, vivimos en el quinto sol, el quinto mundo, destinado a perecer, una vez más, por temblor o terremoto.

Esta concepción dinámica del mundo y del hombre, de creación y destrucción, daba a la existencia un sentido inflexible de caducidad, de muerte, pero también de resurgimiento constante.

El hombre náhuatl, conocedor deestas leyes, se incluye de manera activa, se sabe y se vive en una relación esencial con sus dioses y esta relación es estar ligado o religado a ellos, es ser como ellos, por tanto sus ritos y prácticas, dedicadas al mantenimiento de sus dioses, es decir del cosmos, permeaban por entero su existencia.

El Principio Femenino Náhuatl encuentra sus raíces en esta cosmovisión, así lo femenino esesencialmente energía receptiva, fecunda, dadora y mantenedora de vida, pero también es guerrera, destructora, la que barre los caminos e imprime la muerte necesaria para la renovación del cosmos. Es la tierra que nos da la vida y nos alimenta y que, en su momento, nos reincorpora en su seno para devolvernos al Principio Creador del cual surgimos.

Sus Diosas representan la expresión más sagrada deesa idea y son las manifestaciones de un Único Principio Femenino cuyo origen lo encontramos en Ometéotl, dios dual, que en su aspecto masculino es Ometecuhtli y el femenino es Omecíhuatl, Padre y Madre de los dioses. Principio Supremo que nos remite a la idea de Unidad, cualidad fundamental que identifica a las culturas tradicionales como unidas a un Centro a partir del cuál se concibe elUniverso.

Con respecto a Ometéotl, Miguel León-Portilla (l983), nos traduce un texto Náhuatl lo que dice lo siguiente:

“Más allá de todo tiempo, cuando aún era de noche; más allá de los cielos, en el Omeyocan, en un no-tiempo, Ometéotl, el Dios dual existe porque se concibe a sí mismo, porque se está concibiendo siempre en virtud de su perenne acción ambivalente: Ometecuhtli-Omecíhuatl . Y así se...
tracking img